Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los proyectos de parques solares de la C. Valenciana ocupan 5.000 campos de fútbol

Los empresarios reclaman a la Generalitat que habilite a más personal para agilizar una inversión de 6.000 millones

Central solar fotovoltaica de Edisun Power en Requena. | LEVANTE-EMV

Central solar fotovoltaica de Edisun Power en Requena. | LEVANTE-EMV

Los proyectos de parques fotovoltaicos en la Comunitat Valenciana que tramita la Administración ocupan una extensión de 5.000 campos de fútbol (cerca de 10.000 hectáreas). Los promotores han iniciado una carrera para sacar adelante sus proyectos y conseguir una conexión a la red. Iberdrola presentó el lunes dos megaparques de 200 megavatios (MW) cada uno en la Vall d’Ayora-Cofrentes y otro de 50 MW con 236 millones de euros. Estos proyectos son una parte de la avalancha de parques fotovoltaicos proyectados en la Comunitat Valenciana con una potencia de más de 5.000 MW (equivalente a cinco veces la central nuclear de Cofrentes). Además, hay en trámite plantas eólicas con una potencia de 1.000 MW (equivalente a la de todos los parques de aerogeneradores que ahora en hay en funcionamiento).

Los empresarios reclaman a la Generalitat que habilite más personal para agilizar la tramitación de los proyectos, que conllevan una inversión de 6.000 millones de euros. «Hay funcionarios con 50 expedientes a su cargo», lamentan desde la patronal Avaesen.

La Conselleria de Agricultura (controlada por Compromís) considera prioritario mantener el «territorio verde» y advirtió en verano de que no iba a permitir el desarrollo de plantas solares en zonas que se encuentran en parajes naturales, parques naturales y humedales (como la Albufera) o la Red Natura 2.000. El Consell apuesta por la instalación de este tipo de plantas en «suelos más degradados» siempre que «no estén en zonas inundables». En cualquier caso, el impacto de las megaplantas que requieren una gran cantidad de terreno es evidente. Una de las zonas protegidas es la Vall d’Ayora-Cofrentes, situación que no ha afectado a los planes de Iberdrola, que asegura que ha llegado a acuerdos con una multitud de propietarios.

Esta situación se produce en un contexto en el que el Consell quiere impulsar con rapidez el despliegue de parques fotovoltaicos con una potencia de 6.000 megavatios y un coste de 4.800 millones de euros. La urgencia se debe al compromiso del Gobierno de que en 2030 el 74 % de la energía proceda de fuentes renovables. Un informe de la Secretaria Autonómica de Emergencia Climática y Transición Ecológica advertía de que, «dadas las condiciones de nuestro territorio, más favorable que otras zonas del Estado para la fotovoltaica (mayor radiación solar), y la complicada implantación de la eólica (por cuestiones administrativas y del propio territorio) se hace necesario ampliar el objetivo de plantas solares y reducir el de eólicas. Hay que tener en cuenta que 6.000 megavatios de fotovoltaica suponen como máximo la ocupación de 12.000 hectáreas. Hablamos del 1,5 % del suelo común no urbanizable sin protección medioambiental (por ejemplo, el cultivo de cítricos ocupa 158.000 hectáreas)».

En las últimas semanas se han multiplicado los anuncios de megaproyectos. Solarcentury acaba de comunicar que ha recibido permiso de acceso a la red de transporte para desarrrollar dos megaparques en las provincias de Castelló y Alicante que conllevan una inversión de 210 millones de euros. Los nuevos permisos se suman a los obtenidos el pasado mes de noviembre en Alborache y Turis para otras dos plantas. En total, las cuatro instalaciones generarán el equivalente a la energía consumida por 290.000 hogares.

Compartir el artículo

stats