Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las empresas de los polígonos se lanzan a instalar placas solares en sus cubiertas

Medio Natural impulsa el despliegue fotovoltaico con fondos europeos

Instalaciones de Pamesa en Onda cubiertas con placas fotovoltaicas de IM2 Solar. | LEVANTE-EMV

Instalaciones de Pamesa en Onda cubiertas con placas fotovoltaicas de IM2 Solar. | LEVANTE-EMV

Las empresas de los polígonos industriales de la Comunitat Valenciana se han lanzado a instalar placas solares en sus cubiertas para reducir el gasto energético y rebajar su huella de carbono. El autoconsumo permite ahorros del 20 % en la factura. El grupo Pamesa fue pionero con la colocación de más de 40.000 paneles fotovoltaicos en los techos de sus naves logísticas de Onda (en la que es la mayor instalación fotovoltaica de autoconsumo de Europa tras una inversión de 15 millones) y los proyectos se han multiplicado en los últimos meses entre empresas cerámicas, textiles, papeleras y de la industria del plástico. La Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Energética quiere impulsar el despliegue fotovoltaico en las cubiertas de las empresas y en los edificios de propiedad municipal con el apoyo de los fondos de reconstrucción. Ciento tres municipios valencianos ya han solicitado apoyo para fomentar comunidades energéticas locales que pueden optar hasta 55 millones de euros de fondos de reconstrucción.

Diego Romá, gerente de la Federación de Polígonos Empresariales de la Comunitat Valenciana (Fepeval), apunta que la opción de instalar placas solares en las cubiertas «es muy interesante por los ahorros que conlleva. Tenemos cientos de miles de metros cuadrados de cubiertas que son útiles para el autoconsumo. Es una gran oportunidad hacerlo a través de comunidades energéticas locales. Lo estamos estudiando».

Joaquín Ballester, gerente de Fuente del Jarro (Paterna), precisa que cuatro grandes empresas del polígono (cuyo nombre no revela) trabajan para impulsar una de estas comunidades energéticas para un parque fotovoltaico de entre 10 y 20 hectáreas. «Son empresas de elaborados cárnicos y pescado congelado que tienen una gran dependencia energética». El Ayuntamiento de Paterna está explorando esta opción.

La empresa valenciana IM2 Energía Solar diseñó y construyó la instalación de autoconsumo de Pamesa. Enrique Selva, CEO de IM2 Solar, apunta que en los últimos meses se ha disparado la demanda de este tipo de proyectos. «Muchas empresas apuestan por el autoconsumo porque les permite reducir su huella de carbono y consiguen ser más competitivas en las exportaciones. Tienen clientes que valoran que la producción se haga con bajas emisiones de CO2», subraya el directivo. Selva incide en que «las condiciones de irradiación solar de la Comunitat Valenciana son muy buenas. Hay que aprovecharlo». Uno de los negocios de IM2 Energía Solar (que es una de las firmas de energías renovables de referencia en España) consiste en instalar las placas en las empresas a cambio de un contrato de suministro eléctrico a largo plazo.

Paula Tuzón, secretaria autonómica de Emergencia Climática y Transición Ecológica, explica que solo con el transporte se pierde «un 30 % de la energía. Tiene mucho sentido este tipo de plantas de autoconsumo». Tuzón recuerda que Europa ha impuesto unos compromisos de descarbonización que hay que cumplir (en 2030 el 74 % de la energía producida en España debe proceder de fuentes renovables). «Necesitamos aumentar el autoconsumo;por eso impulsamos las comunidades energéticas locales», añade. Medio Natural apuesta por el despliegue de parques fotovoltaicos pequeños (con un coste de 80.000 euros) que faciliten el autoconsumo en polígonos e instalaciones municipales. «En seis años están amortizados y tienen una vida útil de 30 años», subraya.

Compartir el artículo

stats