30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El crédito bancario al sector público valenciano se disparó un 35 % en 2020

La concesión de dinero por las entidades financieras en la autonomía creció el año pasado un 4,65 %, la primera subida desde 2008

Exterior de una oficina bancaria en València. | M. A. MONTESINOS

Exterior de una oficina bancaria en València. | M. A. MONTESINOS

En un ejercicio en el que el sector público ha disparado su volumen de gasto para atender el sinfín de imponderables que ha generado la pandemia de coronavirus, el crédito concedido por las entidades financieras a las administraciones públicas valencianas se ha disparado. En concreto, un 35 %, de tal forma que alcanzó al cierre de 2020 los 8.914 millones de euros, según el último boletín de la conselleria de Hacienda sobre el sector financiero, correspondiente al balance del año pasado. Esa subida contrasta con el 2,65 % -hasta 103.951 millones- en que subió el volumen de dinero prestado al sector privado, integrado por empresas y familias.

A resultas de los mencionados incrementos, el crédito en la Comunitat Valenciana experimentó el año pasado su primer aumento desde 2008, es decir el año en que se inició la Gran Recesión. En aquel ejercicio, la subida fue del 5,61 %. A partir de ese momento se encadenaron descensos consecutivos, alguno de ellos superiores al 12 %, como en 2012, hasta llegar al alza del 4,65 % de 2020.

Por otro lado, el citado documento detalla también, tal como adelantó este diario en base a datos del Banco de España, el significativo incremento del 8,37 % que han experimentado a lo largo de 2020 los depósitos bancarios. En un año en el que las familias han contenido el gasto por el confinamiento, las trabas a los viajes, el toque de queda y las restricciones constantes a la hostelería, el dinero guardado por los valencianos en las entidades financieras alcanzó los 115.296 millones.

Al igual que sucedía con los créditos, en este caso el incremento anual es también el más elevado desde el inicio de la Gran Recesión. En 2007, el aumento fue del 14,48 %. Un año después se quedó en el 2,86 % y luego encadenó varios ejercicios con evolución negativa hasta volver a la senda del crecimiento en 2016 con un 4,55 %, aunque sin alcanzar en ningún momento el dato de 2020.

Como consecuencia de los tipos de interés por los suelos, las entidades bancarias apenas remuneran los depósitos a plazo. Buena prueba de ello es que solo 13.520 millones de los mencionados 115.296 corresponden a este producto financiero después de que el año pasado se registrara un descenso del 22,20 %, que fue superior entre los bancos y cajas (25,11 %) que entre las cooperativas de crédito (12,31 %). De hecho, estas últimas tienen en depósitos a plazo el 20,2 % del total (3.467 de 17.104 millones), mientras los primeros se quedan en el 9,7 % : 10.053 de 103.387 millones.

Compartir el artículo

stats