Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tres oligopolios de Brasil controlarán la industria de los cítricos en Europa

Las multinacionales Citrosuco, Cutrale y Dreyfuss, con menores exigencias medioambientales, aumentarán su dominio tras el acuerdo UE-Mercosur

Un camión descarga cítricos en la planta de Zuvamesa, una de las líderes en Europa. | LEVANTE-EMV

La próxima ratificación del acuerdo Unión Europea-Mercosur, del que forman Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, Venezuela y Bolivia (este último país está en proceso de adhesión), ha puesto en alerta a la empresas, cooperativas y organizaciones agrarias como la Unió de Llauradors y AVA-Asaja por la previsible invasión de cítricos de Sudamérica en el viejo continente, sobre todo de Brasil. Si finalmente se aprueba este pacto, sellado en 2019 aunque todavía pendiente de mejorar el capítulo referido a los compromisos medioambientales, según reconocía recientemente la Ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, los precios mínimos para la fruta con destino industrial que se venda en el viejo continente -destino del 90% de los cítricos españoles- los fijará un oligopolio de tres multinacionales brasileñas (Citrosuco, Cutrale y Dreyfuss) de acuerdo con sus intereses comerciales.

Según la presidenta del Comité de Gestión de Cítricos (CGC), Inmaculada Sanfeliu, el acuerdo UE-Mercosur «atenta contra la cadena del valor» del sector naranjero y augura que los citados precios mínimos «supondrán un atentado contra la rentabilidad» del sector en España. En ese sentido, advierte de que una vez más los cítricos, un sector que desde hace años sufre por los pactos comerciales de la UE con Sudáfrica, Egipto, Marruecos y Turquía, no han sido tenidos en cuenta en las negociaciones pese a que el acuerdo con Mercosur «puede hacer desaparecer la industria europea del zumo y, en consecuencia, desequilibrar el mercado de fresco, estrangulando al sector productor de cítricos europeos». En este segmento de mercado de la industria de zumos la C. Valenciana tiene grandes firmas como Zuvamesa y Agriconsa.

España es el cuarto o quinto productor mundial de cítricos, sexto productor mundial de naranja y segundo productor mundial de mandarina. En exportación, es líder mundial en agrios en fresco en su conjunto y también por productos: primer exportador mundial de naranjas, mandarinas y limones. La producción de naranja y mandarina está destinada íntegramente al mercado en fresco. Mientras, Brasil exporta anualmente, en valor económico, algo más de 1.000 millones de euros en zumo de naranja a la UE.

En el caso de la citricultura española, el pacto de Bruselas con los países sudamericanos supondrá la liberalización de la importación en la UE de los jugos de agrios, particularmente del zumo 100 % exprimido, pudiendo hacer desaparecer la industria europea del zumo y, en consecuencia, desequilibrar el mercado en fresco, estrangulando el sector productor de cítricos europeos», asegura la responsable del CGC. Hay que tener cuenta que España transforma en zumo alrededor de 1,3 millones de toneladas al año. Brasil es el segundo productor mundial de cítricos, con una producción de hasta 20 millones de toneladas, notablemente mermada por la enfermedad del Greening o HLB, y una producción media en torno a los 16-17 millones de toneladas. Brasil es el primer productor mundial de naranja, que representa el 90% de su cultivo de cítricos. Y los costes de producción, recolección, acarreo y transformación son mucho más bajos en Brasil que en España. Transportar el zumo con los grandes barcos propiedad de los procesadores brasileños a Europa (Rotterdam y Gante) tiene un coste muy similar al que les cuesta a los procesadores españoles transportar el zumo de España a Francia en camión cisterna.

El sector reclama valorar el impacto económico

Pendientes del visto bueno final al acuerdo UE-Mercosur, el sector citrícola español sostiene que antes de lanzarse «alegremente a la ratificación sería conveniente que el Gobierno español, tan medioambientalmente proactivo en otros ámbitos», valorara estas cuestiones y consultara productores y exportadores sobre la consecuencias económicas de la eliminación de aranceles. La citricultura brasileña sufre una gravísima afección de todo tipo de plagas y enfermedades y un tercio de los plaguicidas autorizados para su uso en cultivos están prohibidos en la UE.

Compartir el artículo

stats