Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El salario de las valencianas es el que menos crece de España con solo 4 décimas

Las españolas mejoran sus retribuciones respecto a los hombres pero siguen 20 puntos por detrás

Archivo - Mujer trabajadora

Archivo - Mujer trabajadora WUNDERVISUALS - Archivo

La Comunitat Valenciana, junto a Galicia, fue la única autonomía donde los salarios de sus trabajadores se redujeron en 2019. Lo hicieron en ambos casos en tres décimas respecto al año anterior y en el primero de los dos territorios citados las remuneraciones de sus trabajadores se quedaron en 22.045 euros, lejos de los 24.395 de la media española, donde además se produjo un incremento del 1,6 %, según la Encuesta Anual de Estructura Salarial publicada ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). La Comunitat Valenciana ocupa una de las últimas posiciones de un escalafón donde el primer lugar le corresponde al País Vasco, con 29.476 euros, y el último, a Extremadura, con 19.940. Esta última, junto a Canarias y Castilla-La Mancha son las únicas autonomías que están peor que la valenciana.

Bajo nivel

Los datos del INE ilustran también el bajo nivel salarial de las mujeres, sobre todo si lo comparamos con los hombres. Para empezar, la Comunitat Valenciana, justo después de Extremadura, con un 0,2 %, fue el territorio con un menor aumento en las remuneraciones de sus trabajadoras. Solo cuatro décimas. La distancia es considerable si tenemos en cuenta que en el conjunto de España la subida fue del 3,2 % o que en Asturias el alza fue del 7,9 %. Las valencianas tienen unos salarios de 19.314, es decir el 78,8 % de lo que cobran los valencianos, que llegan a 24.499 tras un descenso de dos décimas. En su caso, la media española registra una subida de solo el 0,7 %, debido a que en otras siete autonomías los emolumentos de los varones cerraron 2019 a la baja.

La encuesta se detiene a analizar otras variables, en este caso exclusivamente del conjunto de España. Por ejemplo, las peores remuneraciones corresponden a los menores de veinte años, que se quedan en 9.101 euros. Los que más cobran son los que tienen entre 55 y 59 años, con 28.240 euros de media. Los primeros vieron cómo sus remuneraciones aumentaban un 8 % en términos interanuales, mientras que los segundos lo hicieron solo en un 1 %.

Excepto en el tramo de entre 35 y 39 años, donde padecen una bajada del 0,4 %, las mujeres experimentan una subida de sus salarios en todas las franjas de edad, aunque sobre todo las menores de 20 años, que cobran 7.855 euros tras un alza del 7,9 %. En el caso de los hombres, en la mitad de las franjas se registran retrocesos y en las que suben, el aumento es bajo si exceptuamos dos tramos: los menores de 20 años (8,6 %) y los mayores de 65 (5 %). La comparación de estos datos revela que las mujeres están acortando la distancia salarial con los hombres, si bien aún se encuentran muy lejos de ellos en términos de paridad. De hecho, los separan 5.300 euros: de 21.682 a 26.934. Dicho de otra manera, las féminas cobran el 80,5 % de lo que lo hacen los varones.

Actividades

Esta diferencia se mantiene en casi todos los sectores sobre cuyos salarios se detiene el INE. Por ejemplo, la que abona mayores remuneraciones, el suministro de energía, paga de media 45.012 euros a las mujeres y 54.357, a los hombres. En la peor, la hostelería, la distancia es más corta pero también considerable: 13.410 para ellas frente a los 16.134 de ellos. Incluso en la Admnistración pública sucede lo mismo: 29.992 en un caso por 32.213 en el otro. Sorprende que en el oficio donde la cercanía es mayor sea la construcción: 21.388 por 22.997. Las excepciones son la industria extractiva (44.659 por 33.116) y el suministro de agua (35.259 por 28.214). En ambos casos, sin embargo, el INE advierte de que la muestra no es representativa en mujeres, por lo que la cifra está sujeta «a gran variabilidad».

Compartir el artículo

stats