Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cada valenciano redujo su gasto más de 1.400 euros en el año de la pandemia

Los cambios en el consumo provocados por la crisis sanitaria castigan a la hostelería, la cultura, los transportes y la moda y benefician a la alimentación y la vivienda, que durante el confinamiento acapararon casi uno de cada dos euros

La pandemia ha provocado la mayor reducción del gasto en España y en la Comunitat Valenciana desde que existen estadísticas al respecto y ha transformado los hábitos de los consumidores. Evidentemente, el mes y medio de confinamiento es la principal causa del desplome, si bien la incertidumbre asociada a una crisis sanitaria que ha dejado tras de sí un ir y venir de restricciones con impacto directo en muchos puestos de trabajo también ha contribuido a que los valencianos vigilaran más sus bolsillos que de costumbre, gastando en el año del coronavirus más de 1.400 euros menos que en 2019.

Según el INE, cada habitante de la Comunitat Valenciana gastó de media 10.517 euros durante 2020, una cantidad 1.416 euros por debajo de la de 2019 (11.933). La caída, del 11,8 %, es algo superior a la que se produjo en el conjunto del territorio nacional, que se queda en el -10,7 % y retrocede de 12.151 euros a 10.848. Además, se percibe la diferencia entre autonomías: cada vasco, los más consumidores en 2020, gastó 13.289 euros de media mientras que un ceutí se quedó en 8.200.

El grueso de la caída del consumo se concentró en el confinamiento y la suspensión de toda actividad no esencial. En ese plazo casi uno de cada tres euros que solían gastarse antes de la pandemia se quedó en la hucha (-28,3 %) y el INE expone con nitidez los sectores que sufrieron esos recortes. Los ciudadanos gastaron un 81 % menos en restaurantes y hoteles y en comercios de moda y calzado, en su gran mayoría cerrados por decreto, mientras que la cultura y los transportes también sufrieron reducciones superiores al 40 % en ese plazo.

La alimentación y las bebidas no alcohólicas fueron las grandes beneficiadas al experimentar un aumento del 14 % y llegar a representar casi el 30 % del gasto durante la cuarentena. De hecho, en el conjunto del año 2020 cada ciudadano ha gastado 300 euros más en estos establecimientos mientras ha ahorrado más de 1.100 euros en hostelería (pasa de representar el 12 % del gasto en 2020 al 2,7 % en 2020) y transporte (del 16 % al 11 %), 500 en eventos culturales y 400 en ropa y complementos (del 6 % al 1,6 %).

Comida y vivienda, prioridades

Junto a la comida, la otra gran destinataria del consumo fue la vivienda, epígrafe bajo el que se incluyen también los gastos energéticos de la misma. Cada hogar gastó de media 180 euros más que en 2019. Combinadas, representaron casi la mitad del gasto por habitante durante el confinamiento y rozan el 40 % en el conjunto del año, cuando en 2019 representaban el 31 %. También creció un punto y medio el gasto en comunicaciones por el boom del teletrabajo y la adquisición de otros productos electrónicos para combatir el encierro y mantener la relación con familiares y amigos.

Además, el documento muestra que el periodo de ‘nueva normalidad’ no fue tal para el gasto, que siguió un 17 % por debajo de 2019, aunque sí que permitió la corrección de algunas de las desviaciones causadas por el confinamiento. De esta forma, a partir de mayo el gasto en alimentación pasó a representar un 7 % menos del total del presupuesto de los hogares y el de vivienda también bajó tres puntos porcentuales.

La desescalada también sirvió para reactivar a los sectores más afectados. El gasto en ropa se disparó un 317 % respecto a la franja de marzo y abril y el de hostelería un 289 %. El transporte también creció casi un 50 %.

Compartir el artículo

stats