Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Economía lanza su hoja de ruta para frenar la sangría en el comercio valenciano

Climent presenta el plan estratégico para impulsar la modernización del tejido empresarial tras la pandemia y evitar que siga perdiendo negocios

Persianas bajadas y carteles de ‘disponible’ en una conocida calle comercial de València. | M. A. MONTESINOS

Persianas bajadas y carteles de ‘disponible’ en una conocida calle comercial de València. | M. A. MONTESINOS

La Conselleria de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo presentó ayer su receta para dotar al pequeño comercio y la artesanía valencianos de las herramientas necesarias para afrontar los cambios que se avecinan en el sector, y que la pandemia ha acelerado, y evitar así que el tejido empresarial autóctono siga desapareciendo al ritmo en que lo ha hecho durante la última década.

Con la digitalización y la sostenibilidad como ejes vertebradores, el Plan Estratégico del Comercio Minorista y la Artesanía 2021-2025 (PECA) supone la hoja de ruta de la política comercial y artesana que regirá las actuaciones del Consell en los próximos cuatro años y en él se integran además otras iniciativas ya anunciadas o en marcha como el Patsecova o el programa para la digitalización de estos sectores de 2019.

El conseller Rafael Climent justificó la necesidad de elaborar una estrategia concreta para estos sectores en la pérdida de negocios que vienen sufriendo desde hace más de diez años en la Comunitat Valenciana. Según el máximo responsable de Economía, desde la crisis financiera de 2008 y hasta 2015 se ha destruido el 17 % del tejido empresarial autonómico. Una tendencia que no se ha corregido en la fase expansiva, ya que entre 2015 y 2019 se ha perdido otro 6 % de empresas.

A esta coyuntura se le añade el impacto de la pandemia, que ha provocado que casi la mitad de los pequeños comercios hayan reducido sus ventas en al menos un 20 % según un informe de Pateco del que bebe el PECA, y la inminente necesidad de invertir en infraestructura y formación para la digitalización de estos negocios.

Por eso, el plan fija los grandes retos y los acompaña con medidas concretas. Para «ayudar al comercio y la artesanía a superar la crisis provocada por la pandemia» plantea más subvenciones, líneas de reestructuración o campañas de sensibilización sobre la importancia del comercio de proximidad. Respecto a la transformación digital avanza planes formativos para empresas y trabajadores, mientras que en el apartado que dedica a la mejora de los equipamientos físicos destaca la creación de un registro público de «grandes tenedores» de locales comerciales.

Hasta ahora no hay un presupuesto cerrado para acometer el plan, un ejercicio que Economía dijo que se realizará mediante la elaboración de planes operativos bianuales en los que se concretarán las actuaciones, se realizará una estimación de los recursos financieros necesarios y se identificarán sus vías de financiación.

Compartir el artículo

stats