Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los empresarios inician el curso en un clima de confianza sobre la recuperación

Morata y Puig coinciden en señalar que la autonomía está en condiciones de dejar atrás la crisis

Puig junto a Morata, los consellers España y Climent y representantes empresariales, ayer. | J. M. LÓPEZ

En tiempos de pandemia, la presencialidad no engaña. La mejoría de la crisis sanitaria gracias a la vacunación está permitiendo recuperar la normalidad poco a poco y retomar viejas costumbres, como el tradicional almuerzo empresarial de inicio de curso en l’Albufera que anualmente organiza el presidente del Consejo de Cámaras de la Comunitat Valenciana, José Vicente Morata. Un evento que el año pasado tuvo que hacer un paréntesis forzoso y celebrarse de forma telemática en el Palau de la Generalitat por los estragos de la covid y que ayer pudo volver por sus fueros gracias a este nuevo escenario que se abre de cara a este curso.

De hecho, según el propio anfitrión, el poder volver a reunirse es ya de por sí el mejor indicador de que se le va ganando terreno al virus y de que este ejercicio debe ser el de la recuperación, según defendió Morata. Esa atmósfera optimista fue la que predominó ayer en el evento, al que acudieron representantes de medio centenar de empresas valencianas, entidades financieras y presidentes de cámaras provinciales de comercio.

También contó con representación de miembros del Consell, con el president Ximo Puig a la cabeza y con los consellers Vicent Soler (Hacienda), Rafael Climent (Economía Sostenible) y Arcadi España (Política Territorial).

Morata expuso que la coyuntura actual es muy distinta a la del año pasado: los indicadores macroeconómicos «anticipan futuros aumentos de la productividad» y la incertidumbre entre consumidores y empresarios se reduce. Para el presidente del Consejo de Cámaras, la recuperación está cerca y debe apoyarse en la «reindustrialización, en el comercio exterior y en la logística». Sectores que en su opinión deben «hacer de la Comunitat Valenciana un territorio atractivo para la inversión». Aprovechando la presencia de Puig, Morata pidió al líder del Ejecutivo valenciano «potenciar» estas áreas para apuntalar ese regreso a los niveles económicos prepandemia.

Además, también hizo mención a otros de los pilares de la economía valenciana como son el turismo y el comercio. «La industria hotelera también está recuperando sus niveles habituales y la actividad comercial está recuperando el consumo», celebró.

En conjunto, son «síntomas claros de un dinamismo económico que apunta a un ritmo de crecimiento claro, aunque también tiene sus sombras», alertó. En concreto, apuntó que «el aumento de costes energéticos, la tendencia al alza de la inflación, la escasez de materias primas, la rigidez del mercado laboral o la crisis del sector automovilístico pueden lastrar el ritmo de recuperación».

Además de la nutrida asistencia de empresarios valencianos, Morata destacó la presencia al acto de compañías extranjeras «que son clave en nuestra economía y que aportan mucho empleo» y que, en su opinión, también deben formar parte de estos eventos en los que se decide «de qué forma tiramos para adelante y conseguimos crear empleo y riqueza».

Hacia la recuperación total

En esa misma línea de positivismo se expresó Puig a su llegada al almuerzo. El president señaló que la sociedad y la economía valenciana se encuentran en un momento «de recuperación y de esperanza» más potente que en anteriores crisis porque ha habido un apoyo de la Unión Europea, el Gobierno de España y la Generalitat que ha «solidificado» la salida de la crisis.

«No será fácil pero veo indicadores positivos», señaló Puig. «Es el momento de continuar sumando, como hemos hecho en la pandemia, para avanzar hacia una recuperación total», añadió.

Entre otros muchos, estuvieron presentes el presidente de la CEV Salvador Navarro; el presidente de AVE, Vicente Boluda; el presidente del Puerto de València Aurelio Martínez, el presidente de AVA Cristóbal Aguado, y el presidente de la Fundación Conexus, Manuel Broseta.

Compartir el artículo

stats