Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los abrazos regresan al interior de los aeropuertos

Las terminales vuelven a permitir la entrada de acompañantes a espacios cerrados tras un año y tres meses con el acceso prohibido

Una pareja se abraza con dos personas que aguardaban a su llegada, ayer en Manises. | GERMÁN CABALLERO

En un pequeño paso hacia la normalidad, los aeropuertos vuelven a permitir desde ayer la entrada a acompañantes de viajeros al interior de sus instalaciones. Hace 15 meses que el Gobierno prohibió el acceso a las terminales como medida de prevención sanitaria frente al coronavirus y ayer fue el primer día en que decayó esta medida ante la mejoría sanitaria.

De esta forma, en el aeropuerto de Manises se pudo vivir ayer el regreso del contacto y de los abrazos en los recibimientos tras un año y tres meses de interiores desiertos. Hasta ahora sólo podían entrar a las terminales aeroportuarias pasajeros con tarjeta de embarque válida, siempre en las seis horas anteriores a la salida prevista del vuelo, trabajadores del recinto y acompañantes con causa justificada.

Pese a que se van recuperando los patrones previos a la pandemia, las compañías aéreas siguen volando todavía en torno al 60-65 % de lo que lo hacían en 2019, según calculan en el sector, porque, aunque la vacunación está muy avanzada en el primer mundo, los países siguen imponiendo fuertes restricciones a la entrada de viajeros, que hacen que la demanda esté todavía muy contenida. De hecho, la previsión de Aena es que los aeropuertos valencianos no recuperen su nivel prepandemia hasta el año 2026.

En el acumulado del año Manises todavía registra hasta septiembre un 61,3 % de retroceso frente a sus cifras de 2019, mientras que en el caso de Alicante el desplome llega al 70 %, en buena parte por el mayor peso de los viajeros de radio medio, especialmente de Reino Unido.

Compartir el artículo

stats