Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Viajes

El Imserso regresa a Alicante en 20 días con la mitad de las plazas aún sin vender

El miedo a ómicron paraliza la comercialización y agrava el malestar de los hoteleros por la gestión del programa: "Va a empezar cuando no nos hará falta" - Hosbec exige revisar ya los precios para el próximo invierno

Un jubilado juega a la petanca en la playa de Poniente de Benidorm, este miércoles.

Ya hay fecha. Casi dos años después de que se marchara el último autobús con los últimos turistas de la tercera edad, Benidorm recibirá el próximo 9 de febrero a los primeros jubilados que regresarán al destino por medio del programa de vacaciones para mayores subvencionado por el Imserso. Así lo ha trasladado este miércoles a los hoteleros el touroperador Mundiplan, la UTE formada por Iberia, IAG7 Viajes y Alsa para organizar los viajes de un programa fundamental para la Costa Blanca durante la temporada baja, pero que lleva suspendido desde marzo de 2020 debido a la pandemia de coronavirus. Ahora bien, la llegada de estos primeros clientes se producirá con cuatro meses de retraso sobre el calendario habitual y, además, con el 50% de las plazas todavía sin vender debido al temor de muchos clientes a programar sus vacaciones antes de que comience a remitir esta sexta ola.

Fuentes empresariales consultadas por este diario indicaron que el encuentro mantenido en la jornada inaugural de Fitur con Mundiplan no ha hecho más que confirmar sus peores presagios: que las ventas no solo no han ido bien, sino que destinos que hasta antes de la pandemia agotaban sus plazas en cuestión de horas, como es el caso de Benidorm, el destino que aglutina el 80% de los viajes del Imserso en la Comunidad, todavía tienen más del 50% de ellas disponibles. O, dicho de otra manera, unas 75.000 plazas que ha sido imposible colocar en el mercado desde que empezaron a comercializarse los viajes a mediados del pasado diciembre. Para intentar buscarles una salida, el mayorista mantendrá abierta la venta de paquetes hasta última hora, en previsión de que conforme vaya remitiendo la oleada de contagios, se incremente el ánimo de los jubilados por volver a viajar.

El primer viaje previsto para el 9 de febrero desembarcará en la ciudad con una presencia "muy testimonial": alrededor de un centenar de usuarios, un número muy, muy por debajo de las previsiones iniciales y que nada tiene que ver con los cerca de 6.000 jubilados que podrían estar alojándose al día en hoteles de Benidorm en una temporada al uso.

Esta situación no ha hecho más que agrandar el malestar de los hoteleros con la forma en la que el Gobierno central ha gestionado el programa, que califican como un "desastre mayúsculo". Primero, porque los retrasos en la adjudicación han hecho que se hayan perdido cuatro meses -octubre, noviembre, diciembre y enero- que habrían sido un balón de oxígeno para el sector y en los que, por contra, no han parado de sucederse los cierres de hoteles debido a la falta de demanda suficiente para mantener operativas tantas camas. Y segundo, porque los números que se manejan ahora mismo para la reactivación del programa apenas van a servir para incentivar a corto plazo la reapertura de los cerca de 80 establecimientos hoteleros que hay ahora mismo cerrados en la ciudad, un 65% de su planta. Así lo aseguran fuentes de Hosbec, que prevén que hasta finales de febrero no se empezarán a notar las primera señales de recuperación y critican que, entonces, "el Imserso ya no va a tener sentido, porque a partir de marzo se está notando un importante aumento de reservas y entonces será cuando menos falta nos haga este programa", mantiene la secretaria general de la patronal, Nuria Montes.

"Desolación económica"

Por eso, lejos de lo que finalmente acabe pasando en lo que resta de campaña, el sector da por perdida esta temporada y tiene sus ojos puestos en el invierno de 2022-2023. La portavoz de Hosbec ha instado al Gobierno a sentarse ya con los distintos agentes para plantear la redacción de un nuevo pliego de condiciones para la próxima campaña del Imserso, sobre todo en lo que respecta al precio, después de que el actual adjudicatario haya cerrado contratos de manera unilateral con estancias a 23,5 euros la noche en régimen de pensión completa, lejos de los 25 a los que se comprometió el propio Ministerio.

Nuria Montes cree necesario decidir si se va a un nuevo pliego o se plantean medidas correctoras o una aportación extraordinaria para equilibrar el desajuste económico de la actual adjudicación, un desequilibrio "que va a ser inasumible por más tiempo si el programa sigue tal y como está formulado», con una previsión de revisión a cero y con una inflación al 6,5% y unos costes de la energía, los alimentos o las materias primas disparadas al 15%, explica. "El Gobierno debería estar trabajando ya en ello, pero por ahora, ni está ni se le espera», lamenta la patronal.

Reivindicación: El sector reclama al Gobierno no repetir el mismo error


La patronal hotelera Hosbec ha reclamado al Gobierno un compromiso en firme con el programa de vacaciones sociales para mayores y, sobre todo, que agilice los trámites para no repetir de cara al próximo invierno los mismos errores que están sufriendo en la actual campaña. La secretaria general de esta agrupación, Nuria Montes, hizo este miércoles un llamamiento para que se empiecen a redactar ya los pliegos de cara a una nueva adjudicación del programa y que, de este modo, los viajes puedan comenzar en octubre. "Si no hay Imserso en temporada baja que permita el mantenimiento de la actividad turística y el empleo, el programa no sirve de nada. No podemos consentir otro invierno así", afirmó.

Compartir el artículo

stats