Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los pensionistas valencianos elevarán sus ingresos el equivalente a una paga mensual por la inflación

Los expertos aseguran que las prestaciones subirán un 7,2%, unos mil euros al año por persona, y generarán un coste de 12.334 millones de euros anuales al Estado

Una pareja de jubilados, en el paseo de la Malva-rosa , en una imagen reciente.

El descontrol de los precios y la recién estrenada reforma de las pensiones obligarán a abonar 12.334 millones más de euros a los pensionistas españoles desde 2023, lo que supone el equivalente a una nómina mensual.

Si se cumplen los primeros pronósticos, que señalan un repunte de la inflación en el entorno de entre el 6 % y el 7,5 %, la prestación pública media podría subir entre 62 y 72 euros al mes y más de 1.000 euros al año. Los casi nueve millones de personas que reciben una pensión contributiva en España (alrededor de un millón son valencianos) comenzarían el año con una subida de entre 62 y 72 euros mensuales de media, en función de si sube un 6 % o un 7 %, respectivamente.

La pensión media -jubilación, incapacidad permanente, viudedad, orfandad y en favor de familiares- se sitúa en 1.029,90 euros, según los datos del Ministerio de Seguridad Social. Por tanto, la prestación media rozaría los 1.092 y 1.102 euros mensuales o, lo que es lo mismo, hasta 1.008 euros más anuales. Las prestaciones contributivas se perciben en 14 pagas al año.

Un IPC disparado subirá las pensiones, ¿aguantará el sistema? En medio de la espiral inflacionista, la estimación del coste de la revalorización de las pensiones en 2023 ante la actual tendencia de los precios resulta alarmante para las arcas del Estado.

Así lo estima el Grupo de Investigación en Pensiones y Protección Social, del que forman parte diversos investigadores de España y que lidera el profesor de Economía de la Universitat de València y experto en pensiones Enrique Devesa. Tanto la AIReF, como el Banco de España y los expertos del sector vienen advirtiendo en estos últimos tiempos sobre su impacto presupuestario en las arcas del Estado.

La revalorización de las pensiones para 2023 -que deber ser igual al IPC medio (entre diciembre de 2021 y noviembre de 2022-) pone a prueba la reforma de pensiones aprobada el pasado mes de septiembre por el Gobierno y consensuada con los agentes sociales con el fin de que los jubilados no pierdan poder adquisitivo.

Cuando faltan siete meses para conocer exactamente cuál será la inflación promedio a noviembre, los citados expertos del Grupo de Investigación en Pensiones y Protección Social, de la Universidad de Valencia, estiman que el valor de este IPC medio será del 7,2%, según sus cálculos, efectuados "a partir de los datos ya conocidos de diciembre de 2021 hasta febrero de 2022, del dato adelantado de marzo de 2022 y de una hipótesis para los datos de abril a noviembre".

Pone a prueba la reforma de pensiones aprobada el pasado mes de septiembre por el Gobierno

decoration

Según el trabajo del profesor Devesa, investigador del IVIE, el coste de la revalorización para 2023 se estima, con los datos actuales y los supuestos realizados, en 10.832 millones de euros. Con todo, esa estimación se refiere a la nómina de pensiones gestionadas por el Instituto Nacional de la Seguridad Social, con complemento a mínimos, complemento para la reducción de la brecha de género y otros complementos.

Cuánto suben las pensiones en la Comunitat Valenciana. Pexels

No incluye gastos de gestión (no forman parte de la nómina) ni pensiones no contributivas (gestionadas por el Imserso) ni pensiones de clases pasivas. Utilizando una metodología similar, el coste de la revalorización de las clases pasivas ascendería a 1.307 millones de euros y el de las pensiones no contributivas a 196 millones. Por tanto, el coste total de la revalorización, sumando también estas pensiones, se elevaría a los mencionados 12.334 millones.

El déficit de la Seguridad Social mejora

Además, el grupo de investigación de la Universitat de Valencia también acaba de publicar su informe sobre el saldo de la Seguridad Social por operaciones no financieras, que arroja un déficit anual de 11.192 millones, equivalentes al 0,93% del PIB tras el cuarto trimestre de 2021 (enero 2021-diciembre 2021). Esto significa una mejoría frente a los 11.925 millones de déficit anual del trimestre anterior (octubre 2020-septiembre 2021), equivalentes al 1,01% del PIB. Hace un año (diciembre 2020), el agujero en las cuentas era del 1,34% del PIB

Compartir el artículo

stats