Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Air Nostrum alerta de que vetar los vuelos cortos aumentaría las emisiones de CO2

Bertomeu reclama impulsar el biocombustible y defiende el papel de la aviación regional como vertebradora del territorio

Carlos Bertomeu, presidente de Air Nostrum, durante la apertura del evento. @jc_barbera

Las instalaciones de Air Nostrum en Quart de Poblet han acogido este miércoles el Foro sobre Aviación Regional Sostenible, un evento organizado por la aerolínea valenciana y la Asociación Europea de Aviación Regional (ERA, por sus siglas en inglés) para, en palabras del presidente de Air Nostrum Carlos Bertomeu, "dimensionar" el peso que este sector tiene en las emisiones globales de CO2, que considera desproporcionado, y luchar por cambiar esa percepción social y política detallando las estrategias de descarbonización de la industria hasta alcanzar la neutralidad climática en 2050. Un proceso innovador que tendrá en aerolíneas de corto radio como Air Nostrum su campo de pruebas para ir desplegando esas nuevas tecnologías.

Los ponentes señalaron los combustibles sostenibles (Sustainable Aviation Fuel o SAF) como la solución más inmediata hasta la llegada del hidrógeno, rechazaron la instauración de nuevos impuestos y alertaron contra el efecto boomerang de prohibir los vuelos de menos de 500 kilómetros con alternativa en ferrocarril, una iniciativa surgida en Francia que España llegó a tener encima de la mesa durante la presente legislatura y que impactaría de lleno en la actividad de la aerolínea valenciana.

Pese a tener «dos caras» (Air Nostrum se alió con Trenitalia para entrar en la alta velocidad ferroviaria con Ilsa), Bertomeu defendió que suprimir los vuelos cortos es una medida «populista» sin impacto en los objetivos climáticos. Esa norma hubiera afectado a cinco rutas en España, las que unen Madrid con València, Alicante, Málaga, Sevilla y Barcelona. Precisamente en todas ellas es donde ya opera la alta velocidad y se ha producido un trasvase de viajeros, reduciendo las frecuencias y por consiguiente las emisiones.

Además, según Bertomeu, la contaminación «seguiría o incluso aumentaría» ya que otros operadores tratarían de captar las conexiones que hoy gestiona el ‘hub’ de Madrid. «Sería pegarse un tiro en el pie, porque cualquier compañía introducirá rutas hacia otros hubs europeos desde València, Málaga o Alicante. El papel descarbonizador del tren ya está hecho», remató.

Durante los tres paneles, el elenco de ponentes expuso algunos hitos del sector: reducir un 55 % las emisiones en 2030, empezar a operar aviones híbridos ese mismo año y de hidrógeno en 2040 y que en 2035 el 63 % del combustible empleado en aviación sea sostenible, lo que reducirá las emisiones entre un 80 y 90 %.

Compartir el artículo

stats