Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ford reduce más días de Erte en Almussafes tras la adjudicación de la plataforma eléctrica

La multinacional ha fletado transportes extraordinarios como furgonetas, helicópteros o aviones para que llegue el material necesario a la factoría valenciana y no tener que parar su producción

Empleados de Almussafes salen de la planta, el pasado miércoles. perales iborra

Pese a que la euforia por la adjudicación de la plataforma GE2 que permitirá a Almussafes construir vehículos eléctricos aún colea, el funcionamiento en el día a día de la factoría valenciana no ha cambiado. La tensión en la cadena de suministros global sigue siendo una realidad y la crisis de componentes continúa. Sin embargo, la multinacional del óvalo prosigue sus movimientos para recuperar la producción en unas jornadas señaladas dentro del expediente de regulación temporal de empleo (Erte) que la compañía fijó el pasado mayo.

En concreto, según se anunció ayer a través de un comunicado tras una nueva reunión del Comité de Seguimiento del Erte, se ha eliminado el paro en la fabricación de vehículos «en ambos turnos y sistemas» previsto para el próximo lunes 27 de junio. La multinacional ya tomó esta misma medida en relación al paro convocado para el pasado lunes.

Las modificaciones del calendario de Erte también tienen implicación directa en las operaciones de motores. En estas, la multinacional decidió eliminar la parada que estaba prevista para la jornada de ayer en montaje. Además, Ford trasladó las detenciones, inicialmente previstas en esta planta de motores para el próximo lunes y martes, a los días 7 y 18 de julio y destacó que los parones del próximo jueves 30 de junio y viernes 1 de julio serán evaluados en los próximos días.

En paralelo a ello, en lo que respecta a los motores mecanizados, la marca del óvalo ha cancelado los días de Erte previstos para el próximo fin de semana (25 y 26 de junio). Esta situación sí supone una novedad respecto a lo acontecido la pasada semana, ya que la multinacional detuvo la producción en todas las líneas de la planta de mecanizados durante dos días completos: desde las 22.00 horas del viernes 17 de junio hasta las 22.00 horas del domingo 19 de junio.

Más costes para fabricar

Pero más allá de cambios en el calendario del Erte a causa de la crisis de componentes, la realidad es que Ford está apostando fuerte por recuperar cuanto antes la producción normal de Almussafes, incluso si ello supone elevar sus costes de transporte para asegurar que la factoría valenciana cuenta con lo necesario para sacar adelante sus vehículos. Según pudo saber ayer Levante-EMV de fuentes conocedoras de la situación logística de la planta, la multinacional habría estado realizando grandes esfuerzos para evitar los paros.

En concreto, Ford habría fletado transportes extraordinarios como furgonetas, helicópteros o aviones para que llegara material a la factoría y no parar. Ello significaría que los coches fabricados en las últimas semanas en la planta estarían saliendo más caros de lo habitual, ya que la empresa se está saltando para asegurar las piezas de sus vehículos su cadena de suministros optimizada.

Los asuntos en Ford van a su ritmo, no precisamente acelerado. La multinacional comunicó el pasado miércoles apenas dos certezas. Una, que ha elegido a Almussafes, frente a la alemana Saarlouis, para producir la plataforma GE2 de los futuros vehículos eléctricos y que más adelante concretará qué modelos se fabrican en la planta. A este respecto, también dejó claro que adjudicaba una «arquitectura». Nada concreto habló de los dos vehículos eléctricos que hasta ahora los sindicatos y la empresa decían que estaban en juego.

En segundo lugar, dejó bien claro que la elección de Almussafes no será inocua, porque la factoría se adentra en la llamada electrificación que implicará, en palabras del director de Ford Europa, Stuart Rowley, un «redimensionamiento» de su estructura. Dicho de otra forma, que para fabricar este tipo de vehículos se necesita menos personal que para uno de combustión. No es ninguna novedad porque ya era conocido que la factoría que triunfara lo que evitaba era el más que posible cierre a futuro, pero no los sacrificios laborales.

La multinacional nunca ha realizado previsión alguna sobre el número de trabajadores que se podrían ver afectados. Fuentes de UGT Ford, el sindicato mayoritario en la planta valenciana, reiteraron ayer a este diario que aún no se ha hablado de ello, aunque son conscientes de que habrá que hacer recortes. El pasado mes de febrero, Volkswagen, propietario de Seat, desveló que la producción de coches eléctricos requiere un 30 % menos de plantilla que la de vehículos de combustión. Si ese porcentaje se traslada a Almussafes, que tiene 6.000 empleados, la cifra de trabajadores en la diana serían unos 2.000, aunque todo dependerá de cómo sustancie Ford sus planes al final del proceso.

Compartir el artículo

stats