Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ford firma acuerdos para impulsar sus eléctricos y superar los dos millones al año en 2026

La multinacional se plantea reducir 8.000 empleos en su división de combustión mientras perfila su plan de electrificación en Europa

Trabajos en la planta de montaje de Ford Almussafes. Miguel Angel Montesinos

Hace exactamente un mes, Ford anunciaba la supervivencia de la factoría de Almussafes al otorgarle la nueva plataforma GE2 para fabricar vehículos eléctricos. El esperado paso, clave, no solo aclaraba el horizonte para la planta valenciana, sino también para una estrategia que poco a poco va perfilando sus horizontes. Porque para finales de 2023, el objetivo de la firma es que la producción alcance los 600.000 vehículos a nivel mundial, un impulso que tres años después se debería consolidar y superar los dos millones de coches eléctricos producidos al año. Y para lograrlo, de momento, el fabricante con sede principal en Detroit sigue moviendo fichas en forma de acuerdos.

En concreto, según dio a conocer ayer, Ford habría firmado en los últimos días varias contratos para garantizarse el suministro tanto de baterías como de materias primas para los próximos años. Por un lado, estaría añadiendo para sus fabricaciones próximas las baterías de litio-ferrofosfato (LFP), celdas necesarias -que se suman a las de níquel-cobalto-manganeso (NCM)- pactadas con el fabricante chino CATL que se destinarán a partir de 2023 al Mustang Mach-E (Crossover) en Norteamérica y a la pick-up F-150 Lightning desde comienzos de 2024.

La compañía asegura que ya tiene actualmente garantizado cerca del 70 % de la capacidad necesaria en células de batería para llegar a esos dos millones de eléctricos fabricados a finales de 2026.

decoration

Asimismo, a ello se suma la colaboración de Ford en este escenario tanto con LG Energy Solution como con SK Innovation, con lo que la compañía asegura que ya tiene actualmente garantizado cerca del 70 % de la capacidad necesaria en células de batería para llegar a esos dos millones de eléctricos fabricados a finales de 2026.

Por otro lado, la multinacional también reveló que ha alcanzado pactos con varias compañías para adquirir mayor cantidad de materias primas, como el níquel y el litio. Así, con todos estos acuerdos, Ford espera que la tasa de crecimiento anual de sus coches eléctricos sea superior al 90 % hasta 2026, lo que equivaldría a más del doble de lo previsto en la industria del automóvil.

Varios operarios en la factoría de Ford Almussafes, este mes de julio. Miguel Angel Montesinos

Inversión casi duplicada para eléctricos

Esta decisión se produce tan solo unos meses después de que Ford anunciara que casi duplicará su gasto hasta dentro de cuatro años destinado a los vehículos eléctricos, pasando de los 30.000 millones de dólares (29.390 millones de euros al cambio actual) iniciales a los 50.000 millones de dólares (casi 49.000 millones de euros). A ello se sumó una bifurcación de sus operaciones entre las de vehículos eléctricos (Ford Model e) y las de coches con motores de combustión (Ford Blue).

Ford ha duplicado su gasto hasta 2026 destinado a los vehículos eléctricos, pasando de los 30.000 millones de dólares a los 50.000 millones

decoration

Justamente en esta última división, y mientras se mantiene en la incertidumbre como se desarrollarán sus planes de electrificación en Europa y qué modelos fabricará en el Viejo Continente, Ford estaría planteándose, según adelantó ayer la agencia Bloomberg, el despido de 8.000 trabajadores en las próximas semanas para reducir costes y focalizarse más en los eléctricos. Pese a ello, T.R. Reid, portavoz de la multinacional, aseguró que la firma del óvalo no comentará estos datos al considerarlos "especulaciones", aunque sí explicó que la empresa sigue enfocada "en remodelar nuestro trabajo y modernizar nuestra organización en todas las unidades de negocios automotrices y en toda la compañía".

La multinacional condena a la planta de Saarlouis. Mientras Ford planea cómo será su electrificación en Europa, el futuro de la planta alemana de Saarlouis, la perdedora en la elección con Almussafes, se torna cada vez más negro. Según han apuntado en las últimas horas varios medios alemanes, la multinacional plantea un escenario en el que solo se salvarían un máximo de entre 150 y 300 puestos de trabajo de esta factoría, que cuenta con alrededor de 4.600 empleados. Así, el vicepresidente de Ford Europa, Kieran Cahill, no habría dado ninguna garantía de supervivencia alternativa para la planta en su intervención el pasado miércoles en el parlamento del Sarre. A ello se sumarían otras informaciones que apuntan a que Ford ya habría solicitado conocer el valor de la ubicación donde se asienta la factoría alemana.

Compartir el artículo

stats