Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El 83 % de las compradores de vivienda en la C. Valenciana se libra del 'catastrazo'

Las inmobiliarias reclaman que las adquisiciones de primera vivienda queden exentas del impuesto de transmisiones, que grava con un 10 % el importe de la operación

Nora García, presidente de la Asociación de Inmobiliarias de la Comunitat Valenciana. MIGUEL ANGEL MONTESINOS

El 83 % de los compradores de viviendas en la Comunitat Valenciana se está librando del ‘catastrazo’, el sobrecoste que hay que afrontar desde enero en algunas transacciones inmobiliarias por el cambio del sistema que calcula el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales. Los compradores que sí se ven afectados por el nuevo método están pagando de media un 17,6 % más en el impuesto que grava la adquisición, según la Asociación de Inmobiliarias de la Comunitat Valenciana (Asicval). Las inmobiliarias reclaman que las compras de primera vivienda queden exentas del impuesto de transmisiones que obliga a pagar a la Administración un 10 % del importe de la operación

El 1 de enero entró en vigor el nuevo valor de referencia que determina los impuestos que deben pagar las personas que compran una vivienda de segunda mano o las que heredan o reciben la donación de un inmueble. Hacienda aseguró que no era un ‘catastrazo’ porque el precio de referencia no estaría «nunca» por encima del de mercado, pero los expertos ya advirtieron de que en algunos casos se iba a disparar la cuota a pagar. Ahora se ha concretado que en casi una de cada cinco transacciones (17 %) toca pagar bastante más. 

El contribuyente ya no paga impuestos por lo que realmente le ha costado la vivienda y figura en la escritura sino por su valor de mercado, y la ley presume que éste es el valor de referencia que ha fijado la Dirección General del Catastro. El nuevo valor afecta al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (el que se paga por una vivienda de segunda mano), el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones y el Impuesto sobre el Patrimonio, que gestionan las autonomías. El cambio no tiene repercusión en los inmuebles de obra nueva.

Los expertos subrayan que la Hacienda autonómica ya no va a hacer visitas ni comprobaciones in situ del inmueble, vendido, heredado o donado para comprobar si el contribuyente ha tributado por el precio real sino que la base imponible es el valor de referencia aprobado por el Gobierno. 

La expresión ‘catastrazo’ alude a la subida fiscal derivada de un incremento de los valores catastrales de los inmuebles y de su utilización como base imponible para pagar determinados impuestos como el IBI. El nuevo sistema de medición no afecta al valor catastral por lo que técnicamente no es un ‘catastrazo’, pero popularmente se conoce así.

Objetivo de la reforma

El fin último de la reforma es acabar con el fraude fiscal en la compraventa de inmuebles. El cambio del valor de mercado por el valor de referencia como base imponible de determinados impuestos se introdujo en la ley de lucha contra el fraude fiscal publicada en el Boletín Oficial del Estado el 10 de julio de 2021 con el propósito, según el Gobierno, de poner fin a la litigiosidad en los tribunales. Cada vez que la Generalitat determinaba que el valor declarado en alguno de estos impuestos era inferior al de mercado, el contribuyente podía recurrir. Ahora ya no es posible.

Nora García, presidenta de la Asociación de Inmobiliarias de la Comunitat Valenciana, lamenta que el ‘catastrazo’ «genera más dificultades para acceder a una vivienda en propiedad porque eleva el ahorro del que deben disponer algunos compradores para cubrir el 20 % del precio de la vivienda no cubierto por las hipotecas» ya que los bancos solo financian el 80 % del valor de tasación. Por ello, la representante de las inmobiliarias de la Comunitat Valenciana reclama que las compras de los inmuebles destinados a vivienda habitual queden exentas de tributar por el impuesto de transmisiones patrimoniales. García también pide que la Administración avale el 20 % de la compra de los pisos que no cubren los bancos en los casos de falta de ahorro pero sí solvencia financiera para devolver el préstamo. 

Compartir el artículo

stats