Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Efectos de la inflación

La banca deja de cobrar por los depósitos y se prepara para pagarlos

Las entidades ya no penalizan a empresas y particulares con saldos elevados por guardarles el dinero | El Banco de España estima que el sector incrementará la remuneración del pasivo "en los próximos meses"

La banca deja de cobrar por los depósitos y se prepara para pagarlos.

El fin de los depósitos sin remuneración está cada vez está más cerca. Así lo reconocen desde hace meses las grandes entidades financieras españolas, que se preparan para comenzar a pagar por el pasivo a partir de la vuelta del verano, si bien de forma gradual en el tiempo y limitada en cuanto a tipos de interés y clientes beneficiarios. Y así lo ha destacado también el Banco de España en un reciente informe: "Es previsible que las entidades financieras, compitiendo por la captación de fondos, comiencen a incrementar la remuneración de los depósitos en los próximos meses".

De confirmarse, se romperá una tendencia prácticamente ininterrumpida a la baja en los tipos del pasivo de 14 años, iniciada en octubre de 2008 tras la debacle de Lehman Brothers que marcó el inicio de la Gran Crisis Financiera. Las entidades ya están dando los primeros pasos. La banca, así, dejó de cobrar a las empresas por sus nuevos depósitos a plazo en junio, una penalización que venía manteniendo de forma casi ininterrumpida desde enero de 2019 a consecuencia de la política de tipos bajos y negativos con que el Banco Central Europeo (BCE) trató de reactivar la economía del euro.  

El sector, así, se comprometió a abonar a las compañías un interés medio del 0,33%, cuando en mayo les cobró el 0,09% y a principios de año, el 0,24%. Además, el BBVA ha dejado de imponer este agosto la comisión del 0,025% mensual o 0,3% anual a los clientes particulares con menos productos contratados y saldos en cuenta superiores a 100.000 euros que fijó en enero de 2021, un paso que ha adoptado también la pequeña Caja de Ingenieros y que no parece descartable que ING acabe por secundar.

Primeros pasos

Por ahora, solo han comenzado a pagar por los depósitos algunas entidades pequeñas, como Deutsche Bank, EBN, Pibank y Renault Bank. Entre los grandes, solo el Sabadell ha comenzado recientemente a abonar un 2%, pero por una cuenta digital con la que busca ganar clientes de este segmento, en el que iba algo retrasado. Al contrario que en 2008, el sector disfruta actualmente de altos niveles de liquidez, con lo que no necesita lanzarse a captar recursos. Otra cosa es que los ganchos en los depósitos se puedan usar para captar clientes. En cualquier caso, y utilizándolo como referente, CaixaBank, la líder del mercado, ya ha repetido que su objetivo es seguir primando la comercialización de fondos de inversión, que son más rentables para los bancos por sus comisiones. 

La entidad catalana prevé pagar un interés por el 30-35% de sus depósitos y remunerarlos solo con el equivalente al 70% del tipo de interés del mercado. Hoy por hoy, los expertos esperan que el BCE suba los tipos hasta algún punto entre el 1% y el 2%. Teniendo en cuenta que la inflación en España supera el 10% y se prevé que siga alta en los próximos meses, lo más probable es que el alza de la remuneración de los depósitos no impida que los clientes sigan perdiendo poder adquisitivo por sus ahorros, si bien algo menos que si el pasivo siguiera sin remuneración.

Efecto de la inflación

Detrás de este viraje de la estrategia comercial de la banca española, inimaginable hace apenas un año, está la brutal escalada de la inflación y el consiguiente endurecimiento de la política monetaria de los bancos centrales para combatirla. La remuneración del pasivo está íntimamente ligada al precio del dinero que fija el BCE. En julio de 2008, en los albores de la anterior crisis, su tipo de intervención estaba en el 4,25% y las entidades españolas pagaban un 4,2% de media los depósitos a los hogares en un contexto de estrecheces de liquidez tras el estallido de las hipotecas 'subprime' en Estados Unidos el año anterior. 

A partir de entonces, la autoridad monetaria comenzó a bajar tipos para salvar la unión monetaria del euro y la remuneración del ahorro bancario se derrumbó en consecuencia. El tipo de interés oficial se redujo al 0% en marzo de 2016. Además, en junio de 2014 el BCE comenzó a cobrar a los bancos por guardarles el dinero (la conocida como facilidad de depósito, que llegó a situarse en el -0,5%), en lugar de pagarles por ello.

Como consecuencia, la remuneración media de los nuevos depósitos de las familias está por debajo del 0,1% desde octubre de 2017 (0,07% el pasado junio, frente al 0,04% de enero), con lo que el tipo medio de los depósitos a los hogares está por debajo de ese nivel desde febrero de 2020. Dicho de otra manera, en la práctica es básicamente imposible conseguir una retribución por los ahorros vía depósitos desde hace más de cinco años.

Nuevas subidas

El endurecimiento de la política monetaria, sin embargo, va a dar un giro a esta situación. El BCE subió los tipos en 0,5 puntos a finales de julio, el primer alza del precio del dinero en 11 años, el mayor en más de dos décadas y el doble de lo que había anticipado. Además, una de las integrantes más influyentes de su comité ejecutivo, la alemana Isabel Schnabel, adelantó este jueves que la autoridad monetaria podría aprobar una subida similar en septiembre y que en las reuniones posteriores habrá alzas adicionales hasta un nivel sin concretar, ya que las perspectivas de la inflación siguen sin dar tregua.

La primera consecuencia es que a los bancos ya no les cuesta dinero dejar el dinero en el BCE, de ahí que, anticipándose a ese movimiento, hayan dejado de cobrar a sus clientes empresariales. En septiembre es previsible que el banco central comience a pagar a las entidades por guardarles el dinero, con lo que el sector comenzará a tener un incentivo para pagar a su vez a sus depositantes.

Compartir el artículo

stats