La conexión aérea con Norteamérica desde la Comunitat, un objetivo en el que "trabajar" para los hoteleros

El presidente de Hosbec, Fede Fuster, pronostica que los mercados emisores de turistas para la autonomía crecerán "entre un 2 % y un 6 %" durante este 2023"

Aviones en el aeropuerto de Manises

Aviones en el aeropuerto de Manises / Levante-EMV

Norteamérica en general y Estados Unidos en particular representan un mercado de gran importancia para cualquier destino turístico. Por ello, lograr una conexión aérea directa que una la Comunitat Valenciana con alguno de estos países debe ser un horizonte de "trabajo que hay que empezar ahora y que no hay que abandonar en un tiempo". Son palabras de Fede Fuster, presidente de la Asociación Empresarial Hotelera y Turística de la Comunitat Valenciana (Hosbec), que destacó ante las preguntas de este medio que lograr una línea, por ejemplo con Estados Unidos, bien sea desde el aeropuerto de Valencia o desde el de Alicante es algo a lo que "podemos aspirar", ya que los ciudadanos americanos "están empezando a poner el foco lejos del Caribe".

En este sentido, el dirigente hotelero -elegido a final de año en sustitución de Toni Mayor- destacó que la ciudad de València tiene en esta posibilidad "mucho que decir", porque "tiene un producto magnifico para esos viajeros y hay que pelearlo". La reivindicación ya la defendió el pasado noviembre el secretario autonómico de Turisme, Francesc Colomer, quien remarcó que se intentaría en este 2023 la recuperación del vuelo directo entre la Comunitat Valenciana y EE UU perdido hace ahora una década, cuando dejó de ser operada por la aerolínea estadounidense Delta Air Lines. 

Más allá de esta conexión aérea, Fuster también hizo balance sobre 2022 y las perspectivas para 2023. En este sentido, el empresario hotelero aseguró que el pasado ejercicio fue "en líneas generales un buen año" que "nos deja satisfechos", donde la "cifra de ventas se ha recuperado bastante aunque no ha llegado a la de 2019". Pese a ello, "la rentabilidad sí se ha visto muy mermada" a causa de factores como la inflación.

Optimistas para 2023

Pese a este golpe en una pata clave del negocio, Fuster aseguró respecto a los costes que, de momento, "el gas y la luz nos están dejando un invierno amable", por lo que "si seguimos así saldremos con pocas pérdidas para encarar el verano, que es donde nos jugamos nuestro negocio". Y ello deja un horizonte "positivo, más aún después de Fitur. "Después de hablar con turoperadores, con agencias, con otros destinos... la verdad es que somos optimistas y tenemos el pálpito de que igualaremos las ventas del 2019, sino las superamos".

Para lograrlo, será vital la recuperación de algunos destinos que han caído este año como Italia. En este sentido, según los datos que maneja Hosbec, "se espera que todos los mercados crezcan entre el 2 % y el 6 %", una buena perspectiva que se percibe porque "cada vez llegamos a más nichos y más especializados" en esos destinos emisores. 

En esta tesitura, Fuster enfatizó la necesidad "de seguir defendiendo" aquellos segmentos que se han conquistado en el ámbito turístico porque "hay destinos en el mundo que lo están haciendo muy bien". Y, también, apostar por esa variedad de posibilidades y experiencias. "Tenemos un camino tremendo por ejemplo en la oferta náutica, que es miserable para la costa que tenemos", ha añadido, antes de destacar cómo ya hay hoteles que se están especializando en alojar a ese turista activo y deportivo.

Salvar el Imserso

Por último, respecto al Imserso, Fede Fuster cargó contra el Ministerio de Derechos Sociales que dirige Ione Belarra, asegurando que lo que quiere al no actualizar los precios de esta iniciativa pública es "acabar con el programa y no tiene que ser así". "Nos jugamos no solo los viajes de los mayores, que se lo tienen más que merecido, pero también el mantener los trabajos del sector, que eso es fundamental". 

Además, al respecto, el dirigente sí quiso destacar "la labor de la Generalitat que ha sacado esa línea de ayudas para que esos hoteles se mantengan abiertos y que ese motor siga en marcha", por lo que "esperemos que en algún momento en el ministerio se den cuenta y hagan un pliego en condiciones", ya que para Fuster "los precios hoy rozan cotas difíciles de aceptar".