El Gobierno decidió implementar durante 2022 una serie de medidas para proteger a los colectivos más vulnerables de la subida de la energía eléctrica y de los combustibles, tratando de contener sus precios, ya sea reduciendo el IVA, imponiendo un límite de precios o prohibiendo el corte del suministro eléctrico a ciertas personas. Sin embargo, estas modificaciones no eran permanentes y, en un principio, finalizaban el pasado 31 de diciembre. Pese a esto, el Ejecutivo ha decidido prorrogarlas ya que considera que la situación del alza desmesurada de los precios del gas, la luz, o el butano no ha mejorado.

Cuál será el precio de la bombona de butano

Por este motivo, una de las medidas que se ha mantenido es la fijación de un límite máximo en el precio de la bombona de butano, que se sitúa en los 19,55 euros hasta el próximo 30 de junio de 2023. En el Boletín Oficial del Estado se ha trasladado de la siguiente manera: "Asimismo, para evitar las graves consecuencias que tendría un escenario de repercusión del alza de los hidrocarburos para los consumidores finales, especialmente aquellos vulnerables, se considera necesario prorrogar la limitación del precio máximo de los gases licuados del petróleo (bombona de butano) hasta el 30 de junio de 2023, manteniendo la misma previsión de recuperar los incrementos no repercutidos en posteriores revisiones".

Otras medidas

Además, el Gobierno no solo ha querido contener el precio de la bombona de butano, sino también de la energía eléctrica, por lo que también ha mantenido el IVA reducido del 10 al 5 por ciento en este suministro: "En relación con el IVA, este real decreto-ley incluye también una prórroga de la aplicación del tipo impositivo del 5 por ciento a determinados suministros de energía eléctrica hasta el 31 de diciembre de 2023 para reducir la factura eléctrica de los hogares".

Finalmente, una de las prioridades con todas estas iniciativas es, como se ha mencionado anteriormente, proteger a los colectivos más vulnerables. Precisamente por este motivo se mantiene también la prohibición de cortar el suministro tanto eléctrico, como de agua y gas a las personas en situación de vulnerabilidad: "En particular, destaca la prohibición del corte suministro eléctrico, también extendido al suministro de agua y gas natural, a aquellos consumidores en los que concurriese la condición de consumidor vulnerable, vulnerable severo o en riesgo de exclusión social".