Entrevista

Fidel Roig: "La factura de la luz bajará por el desarrollo fotovoltaico, es la energía más barata"

«En la Comunitat Valenciana estamos desplegando plantas solares pequeñitas porque ese es nuestro principal modelo de negocio»

Fidel Roig, Director general de Valfortec.

Fidel Roig, Director general de Valfortec. / Fernando Bustamante

¿Cuáles son sus mercados estratégicos?

Ahora mismo, nuestro primer mercado es España. También estamos en Japón desde hace tiempo con bastante actividad. En España tenemos un paquete de 21 proyectos en distintas fases. De ellos, hay cinco en construcción. En tres años vamos a invertir 270 millones en plantas en España.

¿Dónde están las plantas españolas y qué tamaño tienen?

Ahora mismo, la planta más grande la tenemos en Palma de Mallorca, que es de 40 megavatios. Es un parque fotovoltaico que va a ser el más grande de Palma y que está en una zona muy industrial. Estamos en fase de construcción y, en principio, para mediados del año que viene ya lo tendremos en producción. Es una planta que tendrá 70.000 placas solares y capacidad para cubrir el suministro eléctrico de 200.000 familias. Es una inversión de unos 35 millones de euros.

¿Y el resto?

La mayoría de las plantas las tenemos proyectadas en la Comunitat Valenciana. Van a ser plantas pequeñitas. Desde un megavatio y medio a quince. Ese es nuestro modelo de negocio.

¿Es fácil conseguir suelo en la Comunitat Valenciana?

En la Comunitat Valenciana es complicado encontrar grandes superficies. Por eso, nosotros tenemos un modelo de hacer microplantas o plantas pequeñas integradas en el paisaje. Se trata de parques de pequeña potencia, donde al final tú eliges el sitio donde lo vas a montar y lo pegas cerca de las líneas de evacuación eléctrica existentes. No hacemos grandes líneas de evacuación para que impacte lo menos posible en el paisaje o en el territorio.

¿Tienen sentido las megaplantas en la Comunitat Valenciana?

Depende. En la zona de Villena es donde hay más previstas por el terreno disponible. No tiene mucho sentido plantear macroplantas en Nules, en Villarreal o cerca de València. Además, no hay grandes propietarios de tierra porque la Comunitat Valenciana ha tenido tradicionalmente una agricultura minifundista.

¿Está justificada la alarma que ha habido con los parques?

Desde mi punto de vista, es exagerada y desproporcionada. Yo creo que la energía limpia es necesaria. La energía fotovoltaica es la energía más limpia y, hoy por hoy, la más barata. Por lo tanto, yo entiendo que la alarma es injustificada. Ha sido un poco porque ha habido un boom de parques renovables y de ahí el negativismo. Yo creo que de alguna manera la situación se está normalizando. Nosotros, por ejemplo, en los parques pequeños no tenemos oposición de la gente del territorio. Otra cosa es que luego, pues políticamente sí. En ciertos ámbitos sí que ha habido algún retraso (en la tramitación de las licencias).

¿Cómo ha vivido el bloqueo de las renovables por motivos políticos?

Pues a nosotros nos ha afectado muy negativamente. Tenemos proyectos que llevan cuatro años en desarrollo. Algunos salieron en la última etapa de los políticos anteriores y otros se están desbloqueando ahora. Pero, bueno, sí es verdad que nos ha retrasado y nos ha perjudicado mucho.

Ustedes fundamentalmente lo que hacen es promover parques fotovoltaicos, ¿se los quedan o los venden?

El 80 % nos los quedamos en propiedad.

Y los que se quedan, ¿cómo los explotan?

Intentamos vender la electricidad a mercado. Lo que hacemos es: conectamos a la red, firmamos un contrato y vendemos a la distribuidora de la zona con las fluctuaciones del mercado diario. El mercado intradiario hoy por hoy es más rentable o más interesante que hacer contratos de venta a largo plazo (PPA). Con una venta a precio fijo a largo plazo tú sabes lo que vas a cobrar en 15 años, pero evidentemente percibes menos ingresos que yendo al mercado diario.

¿Qué rentabilidad consiguen de media?

Nosotros hemos sacado un vehículo de inversión y estamos dando entre un 12 % y un 14 % de rentabilidad.

¿Es una financiación alternativa ese vehículo de inversión?

Sí. Lo hemos hecho básicamente para acometer un paquete de parques de 95 megavatios, que vendrá a ser sobre unos 80 o 90 millones de inversión. Lo que hacemos es buscar un socio financiero que nos deje a nosotros llevar la parte técnica de desarrollo y construcción y que nos permita mantener el control de la explotación de los parques. Coinvertimos con ellos. Ellos ponen el 50 % y nosotros el otro 50 %. Lo hemos hecho con el banco suizo Mirabaud. El banco ha buscado en este caso a muchos inversores valencianos. Porcentualmente, más del 60 % son inversores valencianos. Son familias que conocemos y que están interesadas en invertir en este tipo de negocios en energías renovables.

¿Cuál es la inversión mínima?

La inversión mínima es de 250.000 euros.

¿Qué riesgo tiene?

El riesgo es el precio de mercado eléctrico. Básicamente, estos son proyectos que están conectados, en fase de construcción o listos para construir. O sea, riesgo en cuanto a la parte de construcción no tiene.

Como productor de energía renovable, ¿le preocupa la electricidad a coste cero?

No, a mí no. Es decir, lo de coste cero evidentemente está pasando. Es una realidad. O sea, los domingos a mediodía, donde no hay consumo, pues puede pasar por el sistema que tenemos de pago. Pero bueno, es algo simbólico. Evidentemente, si vamos metiendo cada día más renovables, pues seguramente eso se agudizará, pero nunca llegará a los niveles que pueda ser preocupante para la inversión.

¿Por qué se fueron a instalar parques fotovoltaicas a Japón?

Nosotros fuimos la primera empresa no japonesa que conectó un parque fotovoltaico en Japón. Nos fuimos a Japón porque el Gobierno de España cambió las condiciones del mercado (bajó las primas a las renovables) y buscamos países con garantía jurídica para huir de los posibles problemas que veíamos aquí. Japón es un país jurídicamente muy seguro y en el año 2011 reventó la central nuclear de Fukushima. El Gobierno japonés sacó un decreto para fomentar la implantación de renovables y nosotros conocíamos Japón porque comprábamos paneles solares a empresas niponas. Teníamos conocimiento de lo que era la cultura japonesa y nos aventuramos. Fuimos e hicimos prospecciones. También fuimos a Chile, Argelia, Marruecos e Inglaterra. Nos decidimos por Japón porque es un mercado que te acoge relativamente bien. A nosotros nos ha ido muy bien.

¿Cuántos parques han promovido?

Nueve parques, de los que seguimos manteniendo tres en propiedad. Ahora tenemos en fase de construcción cinco.

¿Por qué hace quince años se produjo en España el parón del despliegue de renovables que les obligó a irse a Japón?

Básicamente por la presión de las grandes eléctricas. En aquel momento, se hacían parques pequeñitos y no era el modelo de negocio de las grandes eléctricas. Ellas apostaron por la eólica y hubo presiones que llevaron al Gobierno a quitar las primas que incentivaban el despliegue fotovoltaico.

Después pusieron el impuesto al sol y acabaron de reventar el sector.

Sí, nos acabaron de rematar.

¿Cómo va a afectar el despliegue renovable a la factura de los consumidores?

Les va a bajar la factura. Venimos de una etapa en la que hemos llegado a pagar hasta 500 euros el megavatio hora. Yo creo que con las renovables el precio se va a quedar en un rango de entre 50 y 60 euros. Ese rango sería un precio razonable e incluso menos. Son las facturas que estábamos acostumbrados antes del subidón (tras el estallido de la guerra de Ucrania). Está claro que hoy por hoy, la energía solar es la más barata del sistema.

¿En qué mercado planean entrar?

Vamos a invertir entre 70 y 75 millones de euros en Italia. Nuestro objetivo es promover en dos años cien megavatios fotovoltaicos. Estamos trabajando en la zona noreste que va de Roma al mar Adriático. Es un área que está bastante virgen porque es una región montañosa y a las grandes compañías no les interesa porque no pueden instalar macroparques.

También están en Chile.

Sí, en Chile ahora estamos invirtiendo. Allí hay un una normativa para parques de menos de tres megas con lo que llaman precio estabilizado. Te garantizan un precio mínimo de vertido a la red. Y allí estamos. Ahora promovemos diez parques de tres megavatios con una inversión aproximada de unos 29 millones de dólares más o menos. Estamos acabando. Esto es una fase. Después, lo normal es que sigamos invirtiendo con otros proyectos fotovoltaicos.