Las importaciones de frutas y hortalizas disparan sus tráficos en el puerto de València

Las compras masivas de estos productos procedentes de terceros países aumentaron un 31,73 % las descargas en los tres recintos de Valenciaport, con 533.884 toneladas en 2023, frente a 282.754 exportadas desde los muelles valencianos

Contenedores refrigerados apilados en una terminal del puerto de València. | LEVANTE-EMV

Contenedores refrigerados apilados en una terminal del puerto de València. | LEVANTE-EMV / José luis zaragozá. valència

José Luis Zaragozá

José Luis Zaragozá

El sector de frutas y hortalizas, en medio de las intensas jornadas de movilizaciones de agricultores en la mayoría de países de la Unión Europea (UE) por la crisis de precios, elevados costes de explotación, exigencias de la PAC, problemas por la sequía y de importaciones masivas de terceros países, se enfrenta a importantes retos de futuro que repercuten en su rentabilidad. Y uno de ellos es la logística. Ahí juegan un papel fundamental los puertos, unas instalaciones fundamentales para garantizar el comercio exterior de los productos hortofrutícolas en todo el mundo.

En esa batalla comercial entre recintos portuarios del Mediterráneo occidental para captar más tráficos de las navieras, la gestión de los contenedores de transporte de mercancías refrigerados (reefer, por su terminología en el ámbito marítimo) aumenta de forma considerable en los tres emplazamientos de la APV: València, Sagunt y Gandia. Según el último boletín estadístico de Valenciaport, durante 2023 se exportó un volumen total de 282.754 toneladas de frutas y hortalizas, lo que supone un a caída del 20,40%. Mientras, se importaron 533.884 toneladas de productos hortofrutícolas, que representan un notable alza del 31,73% en comparación con el año anterior. Además, el tráfico nacional creció un 8,69 %, con lo que el total mejoró un 7,49 %.

Esta semana pasada, directivos de la Autoridad Portuaria de València (APV) han acudido a Fruit Logistica, en Berlín, para apoyar al sector hortofrutícola y a las empresas especializadas en el transporte y tratamiento de la carga refrigerada. Valenciaport quiere crecer en este segmento de negocio porque el transporte marítimo de este tipo de contenedores es «una de las especialidades en la que las terminales valencianas aportan mayor valor añadido y una alta competitividad al mundo exportador español», explican desde la entidad presidida por Mar Chao. Después de Algeciras y Las Palmas, el recinto del Grao es el tercero de España que más volumen de frutas y hortalizas canaliza a través de sus muelles de carga y descarga.

Más de 3.000 conexiones

Navieras como MSC, CMA CGM, Hapag Lloyd, Maersk, Cosco y ONE aceleran sus estrategias para crecer en este segmento de mercado. El transporte frío y refrigerado en Valenciaport, si se suman todas las partidas, ya representa cerca de tres millones de toneladas (incluidos los productos como frutas, cítricos, hortalizas, tubérculos, artículos cárnicos, pescados, cereales y piensos y forrajes), según constatan las cifras del ejercicio de 2023.

La ventaja de Valenciaport es que ofrece hasta 3.250 conexiones reefer en sus tres grandes terminales de contenedores. La que garantiza más rutas de comercio exterior para el sector agroalimentario es CSP Iberian (Cosco), que cuenta con 1.500 conexiones; que se suman a las de APM (Maersk), con 750 y MSC Terminal, con otras 1.000 posibles destinos para el comercio exterior.

Terminales preparadas

Además de estas grandes terminales portuarias, Valenciaport cuenta con el almacén de la compañía Americold, que dispone de 16.000 metros cuadrados destinados exclusivamente a la logística de los productos refrigerados, así como los Puestos de Control Fronterizo de València y de Sagunt. Estas instalaciones garantizan que cualquier contenedor que sea llevado a los citados almacenes tiene que ser revisado en un tiempo inferior a los 45 minutos , lo que garantiza el servicio que reclaman el sector exterior y las navieras.