Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Empresas que funcionan

La ropa valenciana para cadenas hoteleras conquista el exterior

La ropa valenciana para cadenas hoteleras  conquista el exterior

La ropa valenciana para cadenas hoteleras conquista el exterior levante-emv

La apuesta por el mercado exterior, el cuidado de los clientes nacionales y su singularidad de empresa familiar que reinvierte en el negocio los beneficios son los tres factores que han permitido a la firma del textil Resuinsa sortear la actual crisis económica. Así lo explica desde París, donde esta semana promocionaba las últimas novedades de la empresa valenciana, su gerente Félix Martí, segunda generación, tras su padre, de una compañía fundada en 1976 como línea de negocio para hostelería dentro del grupo industrial Martí Tormo, cuyo origen se remonta a 1904, cuando su abuelo puso en marcha una pequeña fábrica de puntos.

La irrupción de la crisis en 2008 produjo en Resuinsa idénticos efectos a los de tantas empresas valencianas: una reducción de la financiación y de la producción. «En aquella época, ya teníamos la internacionalización entre nuestros objetivos y la caída del mercado interior que se produjo nos llevó a profundizar en esa línea», asegura Martí. El resultado más tangible se encuentra en que el 15 % que en aquel momento representaba el exterior en la facturación de la compañía aumentó en 2013 a un 40 %. La previsión, además, apunta a alcanzar el 50 % de las ventas totales. Resuinsa calcula que este año lo cerrará con un volumen de negocio de unos 24 millones de euros, con un incremento mínimo del 10 % en relación a 2013, según Martí. En ese último ejercicio, la firma había elevado las ventas un 6 % respecto a 2012. La compañía da empleo a 300 personas, de las cuales 55 son trabajadores directos y unos 250 indirectos.

Además del «apoyo constante a nuestros clientes nacionales», la empresa ha logrado en estos tiempos tormentosos «una recapitalización con dinero propio gracias a la reinversión de los beneficios, lo que nos ha permitido no depender de la financiación bancaria», que ha cerrado durante mucho tiempo el grifo del dinero. En esos años, las inversiones de la empresa, sin embargo, no se han paralizado. La compañía ha ampliado el centro de corte y confección que tenía en Montaverner al trasladarlo a Alfarrasí, donde ahora tiene concentrada la producción del grupo, entre cuyos clientes destacan hoteles, hospitales y spas. El propósito era tecnificar esta parte del proceso de producción. Las instalaciones de Montaverner se han reconvertido ahora en un centro de logística, según Martí. En conjunto, la empresa dispone de una infraestructura de 200.000 metros cuadrados que le permiten controlar todas las fases del proceso textil: hilatura, tejeduría, tinte, corte, confección, almacenaje y logística.

Asimismo, la compañía abrió hace tres años una delegación en los Estados Unidos, con el objetivo de penetrar en el mercado del país norteamericano, «que es muy diferente del europeo por costumbres y calidades». La firma quiere concentrar su labor promocional en Nueva York y Miami. De momento, ha conseguido un crecimiento del 170 %. Por su parte, la filial mexicana, que abastece a todas las cadenas hoteleras clientes que operan en la zona del Caribe, ha crecido en 2013 un 30 %.

La innovación es otro de los ejes de la compañía. Así, desde hace dos años, la firma trabaja con el instituto tecnológico del textil Aitex en proyectos para textiles inteligentes subvencionados por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) y la Unión Europea. Según el gerente de Resuinsa, se trata de dotar a las ropas de un chip que identifica cada prenda. Su utilidad es doble: evitar el robo en los hoteles „una alfombra en la salida detecta si un cliente se lleva una prenda del establecimiento„ y facilitar el inventario de toda la ropa, además de garantizar el control de las prendas propias, también en hospitales, ante el creciente lavado industrial externo de las mismas. Según Félix Martí, los servicios de salud del País Vasco y de Baleares ya se han interesado por adquirir ropas con esta nueva tecnología.

Compartir el artículo

stats