Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Opinión | Desde el campo

«Stop» a los abusos

L a previsión del aforo de cosecha de cítricos para esta campaña reflejaba una reducción del 22 % y de momento el transcurso de la misma se desarrollaba en un ambiente más favorable de compras en el campo que las anteriores. Sin embargo esa tendencia positiva se va viendo alterada por ciertas prácticas comerciales a cargo de la gran distribución y ya comienzan a ralentizarse las compras en el campo con el temor de que se contagie también luego a los precios. No es de recibo encontrarnos promociones de cítricos a precios bajos que no concuerdan con la realidad actual del mercado y cuya finalidad no es otra al final que la de distorsionarlo para obtener así el máximo beneficio en su propio provecho y a costa de los eslabones más débiles de la cadena de valor.

Agencia de Control Alimentario

Desde La Unió de Llauradors i Ramaders, conjuntamente con la Asociación Valenciana de Agricutores (AVA-Asaja), lanzamos una advertencia hace unos días que ya se ha traducido en hechos. Hemos enviado un escrito a la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), dependiente del Ministerio de Agricultura, y a la Dirección General de Comercio y Consumo de la Generalitat para que abran una investigación a nueve supermercados por vender presuntamente cítricos a pérdidas. Tras un estudio pormenorizado supermercado a supermercado, hemos detectado que los supermercados más implantados en la Comunitat Valenciana han podido incurrir en una posible venta a pérdidas, práctica prohibida por ley. El Ministerio de Agricultura establece que el umbral de rentabilidad para la naranja se debe situar en un precio final para el consumidor (IVA incluido) de 1,08 euros or kilogramo y para la mandarina se sitúa en 1,19 euros/kg. Todas las cantidades que se sitúen por debajo de ese precio de venta al público son pérdidas por tanto para el agricultor. La mayor parte de los supermercados, por no decir todos, incumplen ese umbral de rentabilidad, lo que se traduce en una situación claramente perjudicial para los productores de la Comunitat Valenciana del sector citrícola.

Productos reclamo

Desde la Unió de Llauradors denunciamos esa situación porque estamos hartos de ver cómo se ofrecen naranjas y mandarinas como producto reclamo a precios de saldo y nos preocupa que se contagien al resto de la cadena alimentaria y terminen por hundir las cotizaciones hasta que el productor entre en pérdidas. Vamos a permanecer vigilantes durante toda la campaña naranjera de 2015/2016 y se va a denunciar toda práctica desleal que juegue con el esfuerzo del agricultor.

Compartir el artículo

stats