Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La bolsa

¿Vuelve la volatilidad?

Tras unos meses de excesiva calma y con niveles de volatilidad históricamente bajos, durante la última semana parece que la volatilidad empieza a despertarse. Desde los máximos del año vistos el pasado mes de mayo, cuando el Íbex-35 llegó a niveles de 11.184 puntos, el índice ha corregido un -4,6%. No obstante, durante el año la rentabilidad continúa siendo superior al 15% hasta la fecha. El resto de índices se revaloriza, como el europeo Eurostoxx50 un +7,8% y el americano SP500, un +8.9%.

La pasada semana, el Nasdaq 100 se tambaleó tras la publicación de un informe por parte de Goldman Sachs, donde señalaba que el actual ritmo de crecimiento de las grandes tecnológicas no era sostenible. Valores como Amazon llegaron a sufrir caídas superiores al 8% durante la sesión, incrementándose la volatilidad en todo el sector tecnológico.

Al final de la jornada, la sangre no llegó al rio y el índice Nasdaq 100 se dejó un -2,5%. A su vez, los bancos americanos fueron los grandes beneficiados de la jornada. Las previsiones de una nueva subida de tipos de interés por parte de la Reserva Federal (FED) de Estados Unidos, materializada esta misma semana, es positiva para la mejora de los márgenes del sector. Esta ha sido la cuarta subida de tipos por parte de la FED desde el inicio de la fase de normalización monetaria que empezó en diciembre de 2015, situando los tipos actuales en Estados Unidos en una horquilla de entre el 1% y el 1,25%.

No obstante, las probabilidades de una nueva subida de tipos de interés durante el año han bajado de manera importante desde un 50% a un 38% debido a los flojos datos trimestrales de crecimiento, por debajo del 2%. También, es la primera vez que la FED empieza a concretar su estrategia de reducción de su balance. En su última reunión han determinado una reducción gradual, dejando de reinvertir de forma progresiva el principal de los activos que irán venciendo, sin determinar cuál será el tamaño final del balance.

Por otra parte, el Banco Central Europeo (BCE) continúa su discurso continuista de no subir tipos hasta que terminen las medidas extraordinarias, es decir finales de 2018. Finalmente, es prudente analizar durante las próximas semanas si nos encontramos ante un repunte de volatilidad, así como si estas correcciones en el sector tecnológico pueden contagiar a otros sectores.

Más en El Mercantil Valenciano

Compartir el artículo

stats