Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

226ers, la empresa alcoyana que da gasolina a los deportistas

226ers, compañía de suplementación deportiva especializada en largas distancias, es la marca que utilizan atletas como Kilian Jornet y Marta Esteban y triatletas como Iván Raña.

Jesús Sánchez Bas.

De triatleta y arquitecto a consejero delegado de una empresa de suplementación deportiva. Jesús Sánchez Bas (Elx, 1974) tuvo la oportunidad de reconvertirse gracias a la crisis de 2008, constituyendo uno de esos ejemplos gratificantes que demuestran que no hay que avergonzarse del fracaso y que las segundas oportunidades sí pueden ser buenas.

«Empecé a nadar con 13 años. Desde entonces me interesó la alimentación y compré un primer libro. Aprendí que yo iba a rendir según lo que comiera, como la gasolina del coche. Si pones buen producto, tiras más», explica Sánchez Bas.

El directivo compaginó sus estudios con la práctica del deporte, muy intensa, pero sin llegar a ser profesional. Seducido por la arquitectura, estudió la carrera en Sevilla y allí descubrió su gran pasión deportiva y el germen de su futura reconversión vital: el triatlón (nadar, pedalear y correr). «Vi un reportaje en la televisión y aluciné. Empecé con una bicicleta de montaña, porque no tenía de carretera. Me prestaron una en 1994 para competir por primera vez. Quedé sexto y me atrapó», recuerda.

Ávido de más, dio el salto al triatlón de larga distancia, especialidad Ironman (3,8KM en el agua, 180Km en bicicleta y 42KM de carrera a pie). Entrenaba y competía a la vez que realizaba sus primeros pinitos como arquitecto. En una de las pruebas, se retiró antes de tiempo por problemas digestivos. «Preocupado por lo que me pasaba, investigué los productos y sus ingredientes. Me hacía mis propias fórmulas . Compraba todo lo que había en el mercado y comparaba una cosa con otra».

Ese sufrimiento estomacal coincide con una fase de crisis existencial, relacionada con su profesión. «La arquitectura que me gustaba era la que te enseñan en la escuela, un ejercicio continuo de crear y proyectar. Cuando sales a la calle todo es burocracia, papeleo y responsabilidad sobre mil cosas. Perdí la ilusión, porque sólo me dedicaba a firmar documentos, a visar cosas», explica Sánchez Bas, que, además, fue fuertemente golpeado por la crisis de 2008.

«Me afectó de lleno y me dejó un pantanal horroroso. Mientras finiquitaba los últimos proyectos (realizó viviendas, hoteles y tiendas), surgió la oportunidad de participar en una nueva aventura: crear una empresa de suplementación deportiva de larga distancia, en la que podía volcar toda la experiencia que había adquirido como triatleta y como sufridor estomacal. Junto a un socio creó 226ers (número equivalente a la suma de los kilómetros de la distancia Ironman), especializada en pruebas de larga distancia, con sede en Alcoi y fabricación en Comunitat Valenciana y Navarra, principalmente.

La empresa produce geles, barritas y recuperadores para después de hacer deporte. Sánchez Bas es hoy el único dueño, tras comprar la parte de su socio inicial. La compañía se ha hecho un hueco en un mercado dominado por multinacionales y por otras marcas españolas como NutriSport. 226ers cerrará este año con una facturación superior a 1,5 millones de euros. La empresa ha empezado a exportar a Italia, Dinamarca, Perú, Costa Rica, Grecia y Chile. Ahora busca socios para dar el salto de verdad a los mercados exteriores. «Lo necesitamos para avanzar, dejar entrar a empresas en el capital o asociarnos. O crecemos o nos comen y me gustaría hacer algo grande», indica Sánchez Bas, cuyos productos son utilizados por atletas como el rey de la montaña Kilian Jornet, la valenciana Marta Esteban y la maratoniana Tamara Sanfabio. También por triatletas como Iván Raña e Iván Álvarez.

226ers ha logrado este posicionamiento en el mercado gracias a sus productos diferenciados, sin apenas azúcar añadido y sin gluten. «El deportista de larga distancia suda mucho y necesita digestiones rápidas. Los azúcares y los hidratos de carbono requieren mucha agua para ser digeridos. Cuando corres y sudas, tienes ganas de beber. El cuerpo utiliza esa agua para no deshidratarse, no para facilitar la digestión. Con lo que si tomas suplementación con mucho azúcar surgen esos problemas estomacales. Si lo que ingieres es libre de azúcar, puedes evitar problemas y rendir mucho más, indica el empresario.

Más en El Mercantil Valenciano

Compartir el artículo

stats