Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Esperanza en una recuperación rápida del ladrillo

Esperanza en una recuperación rápida del ladrillo

Esperanza en una recuperación rápida del ladrillo Levante-EMV

El sector inmobiliario contiene el aliento ante el impacto que la pandemia del Covid-19 puede tener en la venta de viviendas, aunque mira el futuro con esperanza. Los profesionales advierten de que la clave está en cuánto durará la parálisis de la economía por el confinamiento e insisten en que si las medidas no se prolongan más de dos meses la recuperación puede ser rápida. Un informe de la consultora CBRE sobre la crisis en España y en Europa prevé un impacto fuerte en el corto plazo y medio plazo, y un rebote en el largo. Ramón Riera, presidente en España y Europa de la Federación Internacional de Profesiones Inmobiliarias (Fiabci), se muestra convencido de que «el coronavirus pasará y la recuperación será rápida para el sector». Desde la firma valenciana Olivares Consultores se muestran moderadamente optimistas porque mientras el «consumo minorista y de restauración no van a recuperar lo perdido estas semanas, el mercado inmobiliario se mueve de manera diferente» al estar vinculado al largo plazo. Los arquitectos también confían en que la crisis no tenga nada que ver con la de 2008, pero inciden en que la clave será la respuesta del sector financiero.

La consultora CBRE apunta en su informe que si las autoridades sanitarias consiguen frenar la pandemia provocada por el Covid-19 en un plazo razonable, el sector inmobiliario podría recuperarse de las pérdidas que sufrirá en las próximas semanas en la segunda mitad del año. La firma cree que en China se va a producir una recuperación en V (un caída pronunciada y un rebote rápido) y la clave para Europa está en el tiempo que duren las medidas extremas para frenar la pandemia. CBRE incide en que hasta la explosión de la crisis las perspectivas del mercado inmobiliario eran favorables con inversiones en sectores alternativos como las residencias de estudiantes o los edificios de oficinas. Esta misma semana, la gestora de patrimonio Mazabi ha anunciado la compra por 35 millones de euros del edificio que ocupa Hacienda en la plaza del Ayuntamiento número 9. Los expertos de CBRE creen que mientras la pandemia del Covid-19 tenga un «impacto corto» los efectos sobre el mercado inmobiliario a largo plazo serán limitados.

La consultora advierte de que el sector más expuesto es el comercial ya que el cierre de los establecimientos puede acentuar «la presión existente en el mercado minorista ( retail) causado por el crecimiento del comercio electrónico». El impacto en el sector de las oficinas «será mucho más limitado». El análisis prevé que el sector logístico resistirá sin grandes cambios mientras las cadenas de distribución se mantengan en funcionamiento como está sucediendo. Por otro lado, la desestabilización temporal del mercado inmobiliario puede atraer inversiones destinadas inicialmente a otros sectores al segmento de los activos logísticos e industriales.

José Manuel Martínez, subdirector general de Olivares Consultores y responsable del área residencial, coincide en que los efectos pueden ser limitados. «La demanda que estaba hace unos días seguirá cuando se normalice todo», apunta. Martínez está convencido de que en los próximos meses habrá un repunte de las operaciones. «Creemos que es un hecho puntual. No hay una crisis financiera como en 2008. Lamentablemente es una crisis que afecta al corazón de la población: la salud. En cuanto se supere el problema sanitario, la situación se va a normalizar», añade. Yolanda Lozano, directora general de Olivares Consultores, admite que el impacto de las medidas de confinamiento les ha llevado a suspender las visitas. «Nosotros estamos acostumbrados a trabajar en cualquier situación. El impacto inicial de esta crisis ha sido de shock y de una cierta inactividad por el confinamiento. A pesar de ello, estamos cerrando operaciones muy importantes que teníamos en marcha. Es cierto que en el corto plazo será complicado, pero el futuro nos traerá trabajo. Hay inversores que necesitarán vender activos para obtener liquidez y eso moverá el mercado», asegura Lozano. «Yo soy optimista. En otras crisis ya hemos salido adelante», mantiene la directora general de Olivares Consultores.

Parón forzoso

El presidente de la Federación Internacional de Profesiones Inmobiliarias en España y Europa también se muestra optimista pese a la gravedad de la crisis. «Se trata de un parón forzoso que perjudica a nuestro sector, pero estoy convencido de que el coronavirus pasará y la recuperación será rápida para el mercado inmobiliario», subraya Ramón Riera. El directivo cree que para afrontar la crisis es esencial que la Administración y el sector financiero reaccionen con más agilidad que en la crisis de 2008 «para salir de esta emergencia sanitaria sin un gran impacto negativo para la economía española». En este sentido, Riera remarca las «múltiples diferencias» entre el parón que ha provocado el Covid-19 al sector económico y la grave recesión económica de la década pasada. «Esta situación excepcional no tiene nada que ver con la crisis de 2008. Entonces, nadie se preocupó por los trabajadores del sector inmobiliario ni por las pymes. Por aquella época obtener financiación era una misión casi imposible, una situación completamente diferente a la actual en la que lo único que hemos sufrido es un parón temporal en nuestra actividad», afirma el presidente de Fiabci España.

Más prudente se muestra la presidenta de la Asociación de Inmobiliarias de la Comunitat Valenciana (Asicval), Nora García. La directiva lamenta que ahora mismo tienen «cero actividad comercial. Todas las inmobiliarias decidimos cerrar desde el minuto uno. La mayoría de las agencias no pueden aguantar dos meses cerradas. El problema es que retomar la actividad no va a ser rápido. Los bares abrirán y facturarán desde el principio. Sin embargo, en nuestro caso las operaciones pueden tardar tres meses en cerrarse. La salida de la crisis va a depender del tiempo que se prolongue el confinamiento»

El presidente del Colegio de Arquitectos de Valencia, Mariano Bolant, recuerda que el sector inmobiliario depende por completo de la evolución de la economía. «Necesitamos que haya estabilidad laboral para que los que lo necesitan se puedan comprar una casa», advierte. Bolant coincide con el resto de expertos en que la clave va ser cuánto durará el confinamiento. «Esta situación se puede prolongar hasta tres meses y es un tiempo que hace daño. Espero que las medidas adoptadas por el Gobierno permitan una recuperación rápida. En China ya se está reactivando la economía y han estado dos meses y medio», indica. El representante de los arquitectos considera esencial la respuesta de las entidades financieras y que mantengan abierto el grifo del crédito.

Compartir el artículo

stats