Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hijos con mucho mando

Los herederos de Boluda asumen tareas directivas mientras tiene dos ejecutivos externos al frente de los remolcadores y de la naviera

Hijos con mucho mando

Hijos con mucho mando

De este linaje de patronos volcado desde hace un siglo con los negocios del mar ya forman parte los hermanos Vicente, Ignacio y Verónica Boluda Ceballos. Su progenitor, sin titubeos, repite que «la sucesión está tranquila y que la empresa saldrá adelante con independencia de quién esté al frente de la corporación». Su hijo Vicente está al mando de la división de remolcadores mientras que Ignacio ocupa parte del staff de las navieras. Y Verónica, en el área jurídica, gestión y servicios del grupo. «Este pasado miércoles coincidí con mis hijos en Cádiz. Es raro que nos veamos en un mismo puerto los tres. Hacía mucho tiempo que no ocurría», cuenta el armador, recién llegado de Mauritania y en vísperas de emprender nuevos viajes al exterior durante la primera semana de diciembre. De hecho, los hijos no han podido acudir al encuentro con Levante-EMV a pesar de la cita pactada. Tampoco es partidario de encuentros telemáticos y videoconferencias para quehaceres profesionales. «Los consejos de administración o reuniones viendo la pantalla del ordenador son un rollo. No me gustan», aclara.

¿La sucesión en la empresa? Vicente Boluda Fos acaba de cumplir 65 años y confirma que el protocolo familiar está «bien claro» en el reparto de tareas directivas para cada uno de sus hijos, todos con formación en Derecho y Administración de Empresas y con ampliación de estudios en universidades de EE UU y Shanghai. «Estoy muy contento con mis hijos porque lo están haciendo muy bien», agrega.

La firma valenciana no contempla la entrada de socios externos en el capital de la compañía ni salir a Bolsa, de momento. «Otra cosa es que en el futuro alguna de las sociedades de remolcadores extranjeras pudieran cotizar en algún parqué bursátil, aunque en la actualidad no está previsto. Ya veremos si en el futuro es necesario hacer alguna operación muy grande, que tampoco vislumbro en los próximos cuatro o cinco años y que requiera una ampliación de capital», advierte.

También reconoce que delega funciones al frente de los dos consejos de administración. Al frente de los remolcadores está Antonio Bordils (consejero delegado de Boluda Towage S.L.) y en la división naviera, Gorka Carrillo (CEO de Boluda Lines S.L). «Mis hijos me consultan mucho y les contesto por experiencias que he tenido antes y no por que sepa más que ellos. Ahora toca aflojar el pedal y delegar funciones. No hay que ser hombre orquesta», aclara. «En el mundo de los negocios marítimos hay mucha legislación y dispersa que requiere la gestión de expertos», puntualiza.

Asuntos que preocupan al naviero

El presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) dedica en estos últimos años más tiempo para defender intereses de los patronos como el corredor mediterráneo o criticar la infrafinanciación de la Comunitat Valenciana (que deja a cada valenciano con 203 euros menos del Estado que la media de España, según la Fundación Fedea). Tampoco entiende a quienes rechazan la construcción de la próxima terminal de contenedores en el Puerto de València, a la que aspira la multinacional MSC, aún pendiente del visto bueno de Puertos del Estado (Ministerio de Transportes). «¡Eso no pasaría en el País Vasco o Cataluña!», lamenta tras criticar el retraso en la puesta en marcha de la zona de actividades logísticas después de veinte años urbanizada. «Seguro que algo vuelve a pasar antes de que se instalen empresas que son claves para un puerto. Otros puertos como Barcelona, Rotterdam, Amberes o Hamburgo sí tienes zonas logísticas y zonas francas», resalta. «No hay que poner tantas trabas a las inversiones que generan empleo y riqueza», explica el también consejero de la Autoridad Portuaria de València. ¿Cómo es posible que el recinto del Grao sea líder en el Mediterráneo sin ampliación y sin zona de actividades logísticas? «No lo entiendo», concluye.

Compartir el artículo

stats