Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Que Madrid reparta lo que es de todos

QUE MADRID REPARTA LO QUE ES DE TODOS

QUE MADRID REPARTA LO QUE ES DE TODOS

E n este país -lo vemos a diario- se discute por todo y en la política, ni te digo. El último rifirrafe viene a cuenta de la armonización fiscal en España, una medida que ha impuesto Esquerra Republicana de Catalunya como una de sus condiciones para apoyar los Presupuestos del Estado para 2021. El propósito declarado es cortarle las alas a Madrid, que practica un reiteramente criticado ‘dumping fiscal’. Y lo hace porque puede. También a costa de los demás, con lo que volvemos a aquello del centro ‘independentista’.

Me sorprende que los de ERC se hayan puesto el traje de Estado, precisamente el del Estado que quieren destruir. No otra cosa veo yo que sea este acuerdo porque, en efecto, si queremos construir un Estado igualitario no parece razonable que los políticos de Madrid se aprovechen de su posición para rebajar impuestos y que su territorio sea más atractivo. Lo que pierdes en ingresos por un lado, lo ganas por otro, el del aumento de contribuyentes, sobre todo empresariales, por la atracción fiscal que proyectas.

Es evidente que hay que ponerle coto a esa bula que, por otra parte, critican, a la minima ocasión, los empresarios de toda España que no sean de la capital. Lo mas probable es que a los madrileños no les guste o se resistan como gato panza arriba. Pues bueno. Ya que se desembarazaron, con el Estado autonómico, de las provincias que formaban parte, como ella, de la antigua Castilla la Nueva -y, por tanto, se han ahorrado enormes cantidades de dinero que hubieran tenido que repartir en transferencias a Cuenca, Toledo, Guadalajara y Ciudad Real-, entonces habría que legislar para que repartan entre el resto de españoles las instituciones del Estado, uno de los motivos de que aquella autonomía sea más rica que las demás. Son de todos y Madrid ya ha dejado de ser únicamente la villa y corte, una ciudad de funcionarios y burocracia, para convertirse en una potencia económica. A la par que Cataluña. Quizás por eso los de ERC se han erigido en la voz justiciera de tantos españoles que cada vez miran con peores ojos a Madrid.

Compartir el artículo

stats