Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Científicos en precario hasta los 50

Laboratorio del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa | ‘activos’

Con la vacuna española a punto de salir al mercado queda latente el talento científico que hay en el país, aunque ésta sea sólo una prueba de ello. Según el Ministerio de Ciencia e Innovación, España ocupa el séptimo puesto en cuanto a número de publicaciones científicas sobre el coronavirus. Además, las publicaciones españolas se citan un 30% más que la media mundial, según un informe del Ministerio.

Un mérito que es mayor si se tiene en cuenta que las condiciones laborales de los casi 150.000 investigadores que hay en España, según el Índice Nacional de Estadística, dependen de la financiación que se aporte a los proyectos de investigación, una inversión hasta ahora «insuficiente», advierte Jordi García, vicerrector de Investigación de la Universitat de Barcelona y biólogo.

A pesar de «ser científicos por vocación y no para hacernos ricos», asegura el biólogo, la situación laboral del sector roza la precariedad. O lo que es lo mismo, contratos temporales con periodos de paro y una inestabilidad que puede mantenerse hasta los 50 años de edad, asegura David Quinto, investigador en la Universidad Complutense de Madrid y miembro de la junta directiva de la Federación de Jóvenes Investigadores (FJI).

Por norma general, al terminar la carrera pasan primero por una etapa predoctoral y luego por una posdoctoral, algo que debería durar de 10 a 12 años. Pero la realidad es otra. «Pasados los 4-5 años de predoctoral, la siguiente etapa puede eternizarse y la estabilidad no llega hasta que no tienes los 45 o 50 años. Pasan más de 20 años desde que acabas la carrera», se queja el miembro de la Federación.

Mileuristas hasta los 50

Los sueldos tampoco van a la par del grado de preparación y dedicación de esta profesión. Un investigador predoctoral tiene un sueldo de unos 960 euros netos mensuales durante el primer y segundo año de tesis y de unos 1.350 euros netos al mes a lo largo del cuarto y último año.

«A partir de ahí, en tu etapa posdoctoral dependerá mucho del tipo de contrato que hayas logrado obtener, pero de forma general los sueldos de un posdoctorado parten de esos 1.350 euros netos al mes», cuenta Quinto.

Esto también lo refleja la última Guía Salarial publicada por Adecco, en la que se muestra que los salarios de los perfiles más destacados del sector oscilan entre los 14.600 y 30.300 euros brutos anuales, siendo el perfil que menos cobra de media el más demandado, según aseguran desde la empresa. Se trata del operario de granulado, mezclado y comprensión. En sus primeros años, el sueldo es de alrededor de 10.402 euros brutos anuales. «El mayor salto salarial se produce cuando el profesional alcanza los 3-5 años de experiencia que pasa a percibir 18.781 euros de media», explican desde Adecco. Después de 10 años, pueden alcanzar los 21.000 euros.

Como ejemplo del techo de cobro que existe para investigadores sin plaza estable, Quinto revela el salario anual que perciben los contratados en el programa Ramón y Cajal, un programa de excelencia destinado a la incorporación de investigadores nacionales y extranjeros: 33.000 euros.

«Así termina sucediendo, que apenas atraemos talento extranjero y que muchos investigadores españoles emigrados se lo piensen antes de retornar», añade el miembro de la Federación de Jóvenes Investigadores. Para el científico, la internacionalización en esta profesión «es clave» y todo lo aprendido e invertido «lo devolverían a nuestro país. El problema es que ese movimiento hacia fuera de nuestras fronteras ocurre con escasas posibilidades de retorno». Ese es realmente el fenómeno de «fuga de cerebros», denuncia David Quinto.

Fondos ‘Next Generation’

En lo que respecta al apoyo público, tras la aprobación de los Presupuesto Generales del Estado, el Ministerio de Ciencia e Innovación se encargará de gestionar 1.662 millones de euros, un 34% más que en las cuentas anteriores. Este dinero está enmarcado en el Plan de Recuperación Transformación y Resiliencia, un detalle que hace saltar las alarmas en un sector que lleva décadas pidiendo más financiación y mejoras laborales. «¿Cuando se terminen los fondos vamos a volver a una financiación inferior a la necesaria?», se pregunta García.

Por su parte, Quinto cree que, a pesar de esta inyección económica, el sector «lleva décadas de retraso, así que la situación media de los investigadores españoles en cuanto a perspectivas y estabilidad es igual o peor que hace 10 o 15 años».

Compartir el artículo

stats