Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Emilio Pérez Nieto

Emilio Pérez Nieto: "Hemos decidido crecer en 2022 por Asturias y Castilla y León"

Presidente de Honor de Pérez Rumbao

Pérez Nieto, en un concesionario de Pérez Rumbao en Santiago | Xoan Álvarez

En el año del centenario de la empresa que fundó su abuelo, Pérez Nieto, un empresario afable e inquieto, nos recibe para analizar la marcha del sector y los nuevos desafíos de su empresa. Pérez Rumbao, grupo líder de la automoción en Galicia, se dedica a la distribución de vehículos de transporte de mercancías y personas, y a la fabricación de autobuses turísticos que exporta a medio mundo.

El último informe Perspectivas España: Automoción de KPMG señala que el 57% de los directivos del sector cree que no se recuperará la facturación precovid hasta después de 2022, ¿lo cree también así?

Sí. Pienso como la mayoría. Nosotros recuperamos la facturación precovid 2019 e incluso hemos aumentado debido a dos factores. Por un lado, hemos invertido en más empresas en 2020, llegando a ganar 8 puntos de mercado en automóviles y, por otro, hemos duplicado nuestro volumen en vehículos industriales.

¿Cuáles son los números?

Cerramos 2019 en 435 millones de facturación y en 2021 hemos superado los 400, habiendo caído en el 2020 a 375. Estamos recuperando el pulso, aunque nos hemos encontrado con la falta de suministros y la falta de stock para vender tanto en automóvil como en vehículos industriales. Y estamos dando plazos de entrega que superan lo razonable. Yo empecé en la automoción dando plazos de entrega, cuando se empezó a vender el Seat 600, muy largos. Se recogía una señal al cliente y se le decía: «venga aquí en un año y ya le diré». Estos plazos son hoy inadmisibles por la dinámica y las exigencias del mercado actual.

¿Continúa retraída la inversión?

Nosotros continuamos invirtiendo y creciendo. Este año invertiremos cifras parecidas a los años prepandemia. Estamos trabajando en expandir nuestra red de comercialización fuera de Galicia. Estamos pensando en otros territorios.

¿Qué territorios?

Hasta ahora estábamos circunscritos a Galicia y hemos decidido crecer este año 2022 por Asturias y Castilla y León. La decisión forma parte de nuestro plan estratégico. Queremos crecer fuera del territorio de Galicia y hemos empezado con vehículos industriales en estas dos comunidades.

Las matriculaciones no terminan de remontar el vuelo...

Aparte del problema de los suministros, los clientes están desconcertados, no saben qué tiene que hacer. Entre todos los hemos desconcertado. No saben si tienen que comprar coche, si lo quieren comprar de gasolina, gasoil, híbrido o eléctrico. Y cuando están medio convencidos de una de estas soluciones, alguien les habla del hidrógeno. Y vuelven a empezar porque, cuando se habla de un sistema de propulsión alternativo, el problema es dónde se suministra.

¿Cómo se le puede ayudar al sector en esta coyuntura?

Hace falta, primero, una labor de información. Poca gente sabe que en España tenemos una de las flotas de turismos más envejecidas de Europa. En Galicia, en Asturias y otras zonas de España, el parque automovilístico anterior a la crisis tenía ya una antigüedad media de 13 años. Lo primero que hay que entender es que un coche con 13 años o más es un coche que contamina mucho más. Habría que haber achatarrado todos los vehículos de más de 13 años dando incentivos de tipo fiscal y haciendo desgravaciones por comprar vehículos modernos.

¿Un nuevo Plan PIVE?

Soy partidario de un plan de incentivos al comprador que cambie su coche antiguo por uno nuevo. Si buscamos sostenibilidad, evitemos que circulen por las carreteras aquellos coches que más contaminan.

España es el segundo mayor fabricante de automóviles de Europa y el octavo del mundo. ¿Cuidamos lo suficiente la automoción?

No se cuida. Soy muy rotundo. En primer lugar, debería haber un debate con productores y usuarios para analizar las medidas de sostenibilidad. Escuchar no está de más y, que yo sepa, ese diálogo al menos de forma pública no se ha producido. En segundo lugar, se han tomado medidas, se han rectificado, se han vuelto a tomar, pero no se ha hecho un plan estratégico para la industria productora de vehículos en España.

Sigue demonizándose el diésel...

La tecnología de la gasolina la controlan muy bien los americanos. La híbrida la dominan Japón y otros países. La tecnología eléctrica la controla China porque son los primeros productores del mundo de baterías. Europa ha hecho un esfuerzo tremendo por tener vehículo de propulsión diésel con una industria prácticamente de contaminación cero. No se entiende la demonización que se ha hecho del diésel. A mí me parece, aunque esto es una opinión muy personal, que Europa se ha pegado un tiro en el pie.

Además de turismos, ustedes venden vehículos industriales, ¿cómo va este mercado?

En vehículos industriales, hablamos de expectativas absolutamente por las nubes. La industria no es capaz de atender la demanda que se ha generado. Cada vez hay un mayor número de toneladas de mercancía que transportar y se ha disparado la demanda.

Pérez Rumbao es también fabricante de autobuses... ¿cuál es su presencia hoy en este segmento?

Somos fabricantes de un vehículo de 12-13 metros para el transporte colectivo turístico. Es un vehículo que tenemos muy experimentado porque ya hemos vendido muchas unidades en Francia, Inglaterra, Holanda, Noruega, etc. Con esta crisis, los operadores turísticos cerraron, el sector se vio muy afectado y es ahora cuando parece que está remontando.

Y, luego, hay que adaptarse a la revolución digital...

La comunicación con nuestro principal activo, que es el cliente, y con nuestros trabajadores tiene que ser digital. Antes, cuando el cliente venía, lo aburríamos de papeles. Hoy se ha digitalizado todo el proceso. La gente lo ve todo en digital y cuando los clientes llegan a nuestras exposiciones ya saben qué modelo, qué color, qué accesorios y qué equipación quieren.

Y otra revolución va a ser la de la movilidad...

Es una transformación muy importante. Somos vendedores de coches tradicionales, pero muy pronto vamos a ser también vendedores de movilidad. Es una revolución completa. En diez años el cliente va a querer que le muevan, que le den un servicio. Hasta ahora, para el cliente, el vehículo era lo más importante después del piso. La gente se endeuda cinco años para comprar un coche, pero parece que las nuevas generaciones lo que quieren son servicios de movilidad. Quieren un coche compartido, un uso personal, pero no necesitan que sea suyo, necesitan el servicio.

¿Y está preparada Pérez Rumbao para adaptarse a esta nueva tendencia?

En eso estamos. En ver cómo damos servicios de movilidad. Tendremos que atender de otra manera a nuestros clientes. El cliente tradicional se compra un coche y lo lleva a reparar al taller; y, a la vez, el cliente nuevo es el que hace un contrato conmigo y yo le vendo servicios a través de otras plataformas, pero yo soy el intermediario. Y lo podemos hacer con vehículos de mi propiedad o de un operador logístico al que contrato en función de la demanda.

Todo un cambio de mentalidad justo cuando Pérez Rumbao celebra su centenario... ¿cuál es el secreto para pervivir con tanto éxito?

La perseverancia y la capacidad de adaptarnos. Esas dos son las claves. Las empresas familiares son maestras en el manejo de crisis internas y externas, y nuestra historia es la gestión de las crisis. Me gustaría que este centenario fuese un homenaje a mi padre, a mi hermano José Ramón, que falleció en 2020 y sin él habría sido imposible llegar hasta aquí, y también a todas las generaciones de empleados que han hecho posible Pérez Rumbao.

Compartir el artículo

stats