Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Raúl López Presidente de Monbus

'A Monbus la subida del combustiblele cuesta 500.000 euros más al mes'

Raúl López posa delante de uno de los autobuses de su flota en Monbus. ED

Su padre tuvo el mérito de poner en marcha la empresa familiar en Sarria (Lugo) con una camioneta que compró con 500 pesetas que le había costado mucho esfuerzo ahorrar. Raúl López, segunda generación, tomó las riendas en 1977 y ha liderado un proceso fulgurante de crecimiento y expansión que ha convertido a Monbus en un referente del transporte de viajeros por carretera. Hoy, la compañía tiene 1.350 autobuses y da empleo a más de 2.200 personas.

El Gobierno, para aliviar el alza en el precio del combustible, además de 20 céntimos de descuento por litro, aprobó ayudas directas al transporte. ¿Son suficientes? 

Es una ayuda que sirve para paliar en parte el gran problema que hay pero, lógicamente, es insuficiente. Se requiere una mayor compensación. A Monbus, por ejemplo, la subida del combustible le está costando 500.000 euros de incremento de gasto al mes.

Estas ayudas, en principio, son hasta el 30 de junio prorrogables...

Eso tenemos entendido. Cuando una empresa se moderniza y renueva su flota con tecnología eléctrica, híbrida y a gas, como hemos hecho nosotros, resulta paradójico que lo aconsejable sea parar toda la flota de gas y eléctrica porque hoy es mucho más caro que el gasoil.

No les sale a cuenta...

El precio del gas se ha duplicado. Echamos números y en este momento lo más económico es tener la flota parada. Modernizas los autobuses, que tienen ahora una media de 5 o 6 años, apuestas por las energías renovables y te encuentras ahora esta situación. Y tenemos también el problema de la electricidad que pronto se va a poner por encima del gasoil. Si paramos perdemos dinero, pero si trabajamos perdemos aún más. Es lamentable.

El sector amagó con manifestarse. Al final se desconvocó tras el acuerdo con el Gobierno...

Es un problema que se arrastra desde hace años. Hay muchas empresas en el transporte de viajeros por carretera que no van a poder salir adelante. Hay un 40% del sector con grandes dificultades y no va a tener solución.

¿Se van recuperando los niveles precovid?

Las cifras a día de hoy no han alcanzado el nivel precovid. En el transporte urbano, por ejemplo, estaremos en un 30% menos de pasaje aproximadamente. El interurbano ya puede estar entre un 20% y un 30% por debajo de las cifras anteriores al coronavirus en determinadas zonas. Pero en áreas rurales y en larga distancia, la cosa está aún muy difícil, un 50% menos y con líneas aún casi paralizadas. El servicio discrecional se va recuperando en paralelo al sector turístico y está aún en un 40%.

La patronal Confebus le pide al Gobierno un fondo de 1.100 millones de euros para compensar las pérdidas que ocasiona la pandemia desde julio del año pasado...

Para compensar, no. Para paliar un poco las pérdidas. Conozco y apoyo esta petición de Confebus. Formo parte de su Ejecutiva y sé que está avalada por estudios rigurosos que demuestran que ese fondo de 1.100 millones es lo mínimo como expectativa.

¿Y están encontrando ahora el apoyo de las autonomías?

La administración autonómica está potenciando, dentro de sus posibilidades, el transporte público porque conecta, vertebra y es un valor imprescindible para mejorar la movilidad. Ahora que estamos viendo la luz, es necesario poner en marcha campañas para fomentar el uso del transporte público y transmitir a la ciudadanía las grandes ventajas que tiene. Es un medio seguro, rentable en tiempo y en economía, y que utiliza además una tecnología innovadora y sostenible. 

Y la crisis ha afectado también a los concursos...

Los márgenes se han quedado en muchos casos en la mínima expresión. Hay quienes, por hacerse con el concurso, han preferido incluso perder dinero. Nosotros eso no lo hemos tenido que hacer, pero sí hemos sufrido una bajada muy importante de los márgenes en todos los concursos. 

¿Cuál es el modelo de negocio de la compañía?

Nos dedicamos al transporte regular -internacional, nacional, regional y urbano-, al transporte discrecional, al ‘renting’ y a la gestión de estaciones intermodales. El transporte regular es el que tiene más peso en Monbus, especialmente el autonómico y el urbano.

¿En qué territorios tienen mayor implantación?

Galicia, Catalunya, Madrid y Andalucía son los grandes centros de actividad de Monbus, aunque en los últimos años nuestra presencia a nivel nacional ha ido ampliándose a otras comunidades. Somos líderes del sector entre todas las empresas de capital íntegramente español.

Los servicios discrecionales tienen menos peso...

Ocupan menor porcentaje de actividad, pero es una parcela en la que somos una empresa fuerte, con una oferta de todo tipo. Y luego, cabe destacar también nuestra actividad como gestores de estaciones de autobuses, que va a más. Contamos con la Estación de Barcelona Sants, la Intermodal de Ourense y la Intermodal de Vigo, además de múltiples apeaderos y estaciones.

La empresa ha vivido un crecimiento importante en los últimos años. Hoy tiene una flota de 1.350 autobuses y da empleo a 2.200 profesionales, ¿cómo se explica esta expansión del grupo?

Nuestro crecimiento se explica a través de los numerosos concursos a los que nos presentamos. Monbus hace estudios en profundidad y se presenta. A veces sabemos que tenemos poco que hacer, pero acudes para aprender, prepararte, ganar experiencia y tener opciones más adelante. Esta es la clave en todos los concursos a los que nos hemos presentado en Galicia, en Catalunya y en los territorios donde tenemos presencia, como Madrid, Murcia y la zona de Levante, entre otros. 

Catalunya es un territorio capital para Monbus. Allí, en el Baix Llobregat, acaban de conseguir una concesión importante...

Es una concesión muy importante para nosotros. Es el transporte de viajeros de la zona del Baix Llobregat con Barcelona. Es la línea Sant Boi-Barcelona, que son más de cien autobuses y más de doscientos empleados. Es un concurso que hemos ganado, sí, y que tenemos previsto inaugurar el próximo 16 de julio. Son ocho años de concesión y tenemos expectativas importantes de facturación.

Y en Catalunya tienen Aerobús, que es clave para ustedes.

En Catalunya hemos luchado por concesiones que eran, al principio, impensables: Aerobús, que es una de las más importantes de Catalunya, la línea de autobuses entre Horta y Gracia, la renovación de las líneas 88 y PR4, las terminales del Aeropuerto de Barcelona, etc.

Y con AENA acaban de cerrar otro acuerdo importante...

Sí, con AENA Madrid porque AENA Barcelona ya está operativa. Hubo un concurso, que ha finalizado a mediados de abril, en el que hemos sido adjudicatarios. Estamos en trámites y esperamos que se inaugure el servicio hacia el mes de julio.

¿En qué consiste ese servicio?

Es el traslado entre las terminales del Aeropuerto de Madrid-Barajas de todos los pasajeros que van o vienen en avión, T1, T2, T3 y T4. Son esos autobuses con la imagen de AENA que están también en el Aeropuerto de Barcelona.

Hablaba antes de una expansión nacional, ¿qué otros lugares son de interés para el grupo?

En Murcia, por ejemplo, tenemos el transporte entre la ciudad y las pedanías. En Madrid tenemos el transporte urbano de Alcalá de Henares. En la Comunitat Valenciana, por ejemplo, tenemos la concesión de València a Utiel. Y tenemos mucho interés por crecer en Andalucía. Tenemos allí la línea Sevilla-Jerez-Algeciras, que es para nosotros una concesión estrella y que ha sufrido los efectos de la pandemia. El puerto de Algeciras, de hecho, ha estado cerrado durante más de dos años, sin enlaces marítimos entre España y Marruecos, sin que llegasen ciudadanos marroquíes, y ha sido terrible para nuestros intereses allí. Acaban de reabrirlo ahora, en abril.

¿Y en Europa?

En Europa tuvimos en su día un desarrollo con la alemana Deutsche Touring, que adquirimos en 2004 junto a otras tres empresas. Y ahora, de la mano de Eurolines Peninsular, trabajamos para sumar unos 5 millones de kilómetros internacionales al año. Portugal, donde ya tenemos adjudicaciones para empezar a operar en breve, es un mercado interesante para nosotros. Tenemos un corredor Galicia-Oporto-Lisboa-Sevilla-Algeciras que funciona de maravilla.

Cambiamos de tercio. Ha concluido la operación Cóndor. El juez ve indicios de posibles delitos de falsedad contable, contra la hacienda pública y blanqueo de capitales. Usted defiende su inocencia. 

No hay nada. Hemos presentado ya recurso y estamos seguros de que va a quedar en nada. Cuando tú tienes un acta de inspección firme de Hacienda que demuestra que se han pagado todos los impuestos correspondientes y que, por tanto, no hay ningún tipo de delito fiscal ni blanqueo, es que no vamos a tener ningún problema. Tenemos tranquilidad total y sigo confiando plenamente en la justicia.

Abordada la actualidad, miremos también al futuro. ¿Qué importancia le concede, por ejemplo, al desarrollo intermodal?

Debemos sincronizar todo tipo de transportes -carretera, ferrocarril, aéreo y marítimo- con horarios, billetes combinados, códigos compartidos, etc. Tenemos que garantizar la capilaridad y facilitar el acceso al servicio entre zonas urbanas y rurales y entre diferentes medios de transporte.

Cada vez hay mayor interés por contratar servicios de movilidad...

El futuro está en un buen transporte público y las administraciones saben que hay que potenciarlo. El sector está inmerso en una gran revolución tecnológica, y en Monbus intentamos crecer en paralelo a estos avances. Nuestra flota va incorporando múltiples servicios porque sabemos que en este nuevo mundo de la movilidad quien no se adapte quedará fuera.

Y la sostenibilidad, clave...

Tenemos que convertir el autobús en el icono de la movilidad sostenible. Es uno de los modos de transporte menos contaminantes y debemos encaminarnos a flotas de cero o bajas emisiones. En Monbus, ya estamos implementándolo. El mejor ejemplo es el servicio de Aerobús de Barcelona en el que toda la flota es híbrida o eléctrica.

Más en El Mercantil Valenciano

Compartir el artículo

stats