Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Marta Reynal-Querol: "El mayor peligro para la paz social es una rápida subida de los precios"

Catedrática de Economía y premio Rei Jaume I de Economía de 2022

Marta Reynal-Querol, en su domicilio de Barcelona, el viernes | Zowy Voeten Levante-EMV

El jurado de los Premios Rei Jaume I, integrado por un número relevante de Premios Nobel, concedió el pasado martes a Marta Reynal-Querol, catedrática de Economía de la Universitat Pompeu Fabra, el galardón de economía «por sus contribuciones sobre los conflictos bélicos, la economía política y el desarrollo económico con metodologías basadas en experiencias históricas y ‘big data’». Felicidad completa en su casa. En 2019, recibió la misma distinción el valenciano José García Montalvo, con el que está casada.

¿Puede el ‘big data’ prever las consecuencias de una guerra como la de Ucrania o toda guerra es imprevisible?

Con el ‘big data’ lo que hacemos es utilizar datos muy detallados y eso significa tener mucha información y, por lo tanto, poder medir muy bien factores de riesgo y cómo cambian en el tiempo, como, por ejemplo, la distribución de la riqueza, de la población… etc. Eso implica que también podemos definir con más precisión, y medir mejor, las consecuencias de las guerras. A nivel mundial, por ejemplo, hemos podido calcular medidas de desigualdad económica y desigualad entre grupos étnicos para zonas muy pequeñas. Pero estamos aún lejos de poder predecir cuándo empezará un conflicto, aunque nos estamos acercando. Si lo comparamos con la medicina, podríamos pensar que lo que tenemos son perfiles bastante ajustados de qué personas (regiones, zonas, áreas...) tienen una gran probabilidad de padecer un cáncer (conflicto), pero no sabemos en qué momento lo desarrollará y en qué órgano (qué día empieza la guerra y en qué ciudad). Con el ‘big data’, esto que nos parece ahora imposible estoy convencida que acabará siendo una realidad.

Y usted, ¿qué teme que pase si la guerra se prolonga?

Que podría contagiarse a otras zonas o escalar en intensidad, pudiéndose producir algún accidente de consecuencias desastrosas.

¿Ve otra recesión económica?

Podría ser, no lo descarto. Una parte sustancial de los problemas de inflación y dislocación de las cadenas de producción están causados por la guerra en Ucrania.

Una de sus líneas de investigación radica en la polarización de los grupos sociales para saber cuán de cerca está una sociedad de entrar en un conflicto social. ¿España está lo suficientemente polarizada para temer un choque?

El potencial de conflicto depende de muchos factores. Tener una sociedad polarizada étnicamente, religiosamente o ideológicamente es un factor muy importante, sobre todo si los grupos están regionalmente concentrados, y sobre todo si no se comparten los valores que cada grupo considera que están por encima de todo. La polarización ideológica en España no está segregada geográficamente. En todas las zonas, hasta entre grupos de amigos, hay personas de diferente ideología. Además, en general, aunque a veces no lo parezca, todos valoramos mantener nuestro trabajo, la familia saludable y una educación para nuestros hijos. Costaría bastante poner en riesgo todo esto. Los valores compartidos en estos momentos entre los grupos ideológicamente polarizados en España están más arraigados que los valores que nos diferencian. El día en que fallen estos tres pilares para una proporción muy alta de la sociedad, entonces la dimensión en que estaríamos polarizados cambiaría, y sería seguramente mucho más divisoria que la ideológica.

Una de sus metodología consiste en medir la desigualdad a través de las imágenes por satélite. ¿Qué muestran esas imágenes?

Las medidas creadas con información de satélite, como la luz que se capta durante la noche, intentan capturar el nivel de desarrollo de las regiones. Tienen muchas ventajas para calcular medidas de pobreza y desigualdad. Primero, que no mienten. Segundo, pueden tener definiciones precisas. Y tercero, son medidas iguales para todos los países y no tenemos problemas de comparación. Se ha demostrado ya, por ejemplo, que en los países con sistemas políticos más autoritarios sus datos sobre pobreza no tienen nada que ver con lo que observamos con los datos de satélite.

La imparable desigualdad es uno de los mayores peligros para la paz social. ¿La guerra en Ucrania y sus efectos, como la inflación, van a acelerarla?

Sin duda, la guerra de Ucrania puede tener impactos relevantes sobre la desigualdad. En primer lugar, la inflación afecta más a las clases sociales más desfavorecidas, que son las que mayor parte de su renta destinan a consumos básicos y energía. El hecho de que las medidas gubernamentales para, por ejemplo, reducir el precio de los carburantes se apliquen con independencia del nivel de renta no contrarresta este efecto. Además, los salarios no están manteniendo su poder adquisitivo y esto reduce el poder de compra. Pero lo más importante es que la experiencia nos indica que el mayor peligro para la paz social es un rápido incremento de los precios de la energía y los alimentos y eso es precisamente el mayor impacto que estamos sufriendo en estos momentos.

Compartir el artículo

stats