03 de diciembre de 2019
03.12.2019

La diversidad funcional también es productiva

El Centro Ocupacional de Discapacitados de Xirivella promueve actividades útiles y remuneradas entre sus internos

03.12.2019 | 19:15

La diversidad funcional no es incompatible con la utilidad social y la capacidad para generar ingresos. Que se lo digan si no a las 32 personas funcionalmente diversas que cada día acuden al Centro Ocupacional de Discapacitados de Xirivella. Gracias a diferentes convenios de colaboración firmados con distintas empresas, estas personas, cuyas edades oscilan entre los 22 y los 68 años, realizan actividades muy apreciadas en el difícil mundo de la oferta y la demanda.

Cuando llegan cada mañana se ponen manos a la obra con los diferentes materiales con los que trabajan: papel usado, madera, azulejos€ Con todo ello y su propia voluntad consiguen resultados más que notables: agendas hechas con papel reciclado, libretas de anotación personal, cofres de madera o diseños de trencadís que se pueden ver en los establecimientos de un conocido supermercado. No reciben un salario periódico por su esfuerzo pero sí les llegan cantidades de dinero suficientes como para colmar sus expectativas. El año pasado el fruto de su trabajo les llevó tres días a Madrid para disfrutar del musical 'El Rey León'. Y el año próximo gastarán sus ahorros en tres fabulosos días de descanso en un hotel de la costa castellonense.

"Se trata de reafirmar su autoestima y su autonomía ayudándoles a sentirse útiles y miembros activos de la sociedad", ha declarado Roberto Romero, concejal de Servicios Sociales, tras visitar el centro en el Día Internacional de las Personas con Diversidad Funcional. "Naturalmente su tiempo aquí no se resume solo al trabajo; disponen también de asistencia psicológica, fisioterapia, clases de respiración y otras actividades adaptadas al grado de disfunción de cada cual", apostilla Romero.

Este 3 de diciembre ha sido un día especial. Han tenido la Jornada de Puertas Abiertas que este año cumple su segunda edición. Para ellas y ellos ha sido un placer ejercer de anfitriones y mostrar a los visitantes sus talleres, sus materias primas, sus herramientas de trabajo, sus libros, su comedor... Han podido enseñar también su Belén, que tanto esfuerzo cuesta montar llegada la Navidad. Se han sentido importantes, en definitiva.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook