09 de diciembre de 2019
09.12.2019
Levante-emv
Transporte público

El autobús de la EMT ya llega a Sedaví y Forn d'Alcedo

La población de l'Horta Sud ha invertido cerca de 60.000 euros en habilitar seis paradas y cinco plataformas - Políticos y entidades vecinales realizan el primer trayecto

09.12.2019 | 11:05
Comitiva que ha viajado en el autobús.

El servicio de autobús municipal de la EMT ya llega a la población de Sedaví, en l'Horta Sud, desde este lunes, y a la pedanía de Forn d'Alcedo, tal y como se anunciaba hace meses. Los convoys de la línea 9 conectan ambos núcleos con la ciudad de València desde esta mañana, con lo que se ha dado respuesta a una reivindicación de muchos años del consistorio y las asociaciones vecinales, que permite acercar a la población a servicios públicos de importancia como el hospital Peset.

Una comitiva integrada por representantes de València, Sedaví y Forn d'Alcedo ha viajado esta mañana en el trayecto València-Sedaví para celebrar la ampliación de este medio de transporte municipal, que ha sido posible gracias al acuerdo multipartito con la Diputació de València y la Generalitat Valenciana. El alcalde de Sedaví, José Francisco Cabanes, ha agradecido "el trabajo compartido de instituciones y entidades vecinales para este servicio de gran importancia" y también el edil de Movilidad de València, Giuseppe, Grezzi ha anunciado el estreno de la renovada línea 9.

En el grupo iban Cabanes (PSPV) y Giuseppe Grezzi (Compromís) así como el alcalde pedáneo de Forn d'Alcedo, Ricard Bonet, y el exalcalde de Sedaví y portavoz de Compromís, Ferran Baixauli. Además, han acudido los ediles de la población de l'Horta Sud Santiago Sánchez (Urbanismo), Beatriz Cuesta (Cultura) y Amparo Cuenca (Educación), así como el portavoz del PP, Raúl Hellín, y la concejala de Ciudadanos, Francisca Sales.

"Ha sido un proceso largo que iniciamos en 2015 y era necesario un esfuerzo de todas las administraciones implicadas. Era muy necesario para vecinos y vecinas", ha valorado Ferran Baixauli.

El movimiento vecinal ha estado representado por Juan José Campayo, presidente de la asociación de vecinos el Progreso de Sedaví y una componente de la junta directiva, así como la presidenta de la AVV de Forn d'Alcedo, Mari Carmen Alagarda. Ambos colectivos han mantenido viva la reivindicación del autobús durante años. Asimismo, el gerente de la EMT, Josep Enric Garcia Alemany.

Negociaciones de cuatro años

La llegada de los autobuses ha sido ampliamente celebrada porque es una reivindicación histórica, especialmente del Forn d'Alcedo, que es una pedanía de la ciudad de València y, sin embargo, no tenía servicio de autobús municipal que sí disponen el resto de barrios por lo que estaba aislada. La razón es que para acceder a este pequeño núcleo era necesario atravesar suelo de Sedaví, un trayecto que el Ayuntamiento de València se negaba a sufragar.

Por ello, en verano de 2015 y tras el cambio político, se inició una negociación entre todas las partes implicadas, a la que acudieron Cabanes, como alcalde, y Baixauli, como edil de Movilidad (posteriormente tendría la alcaldía) con Grezzi y los representantes vecinales que, no obstante, topó con la negativa inicial, a no ser que el consistorio de l'Horta Sud costeara parte del servicio.

A lo largo de cuatro años, ambos dirigentes políticos de Sedaví han seguido negociando hasta lograr una fórmula mixta, que implicaba la participación de la Diputació de València y la Conselleria de Infraestructuras, a través de la Autoridad de Transporte Metropolitano (ya hubo un acuerdo similar para conectar Mislata con el Mercado Central), que ha supuesto una larga tramitación y ha permitido que llegara la financiación que no asumía València.

Por su parte, el Ayuntamiento de Sedaví ha tenido que realizar una inversión cerca a a los 60.000 euros para habilitar las paradas. En concreto, se han construido seis plataformas accesibles de 15 metros para la línea 9 (34.251 euros) sitruadas en la avenida del País Valencià (tres en cada sentido), otras cinco plataformas de 10 metros de longitud en la calle València para la línea de Metrobús (16.512 euros) y dos vados peatonales accesibles en la calle Azagador de la Torre (4.236 euros), que eran los requisitos que imponía el contrato.

La línea 9 conecta los diferentes barrios con el Hospital Peset y llega hasta el centro de València, lo que permite nuevas conexiones con otras líneas y medios de transporte.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook