Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"No sabía que debía llevar un justificante para entrar y salir"

Usuarios del Metro llegan y marchan de Torrent entre la previsión de saber que hay que portar un salvoconducto y el desconocimiento de tener que justificar por escrito el viaje

Estación de Torrent Avinguda, con poco tránsito un viernes por la tarde. | C.L.

Estación de Torrent Avinguda, con poco tránsito un viernes por la tarde. | C.L.

Torrent, 16.00 horas. La parada de Torrent Avinguda presenta poco trasiego, menos del habitual. Hace una hora que entró en vigor el cierre perimetral de la ciudad y entre los usuarios que iban o venían, se mezclaba la previsión con el desconocimiento de las restricciones vigentes. La Policía Local preparó un primer control desde las tres de la tarde. En apenas un cuarto de hora, había identificado a 17 personas. «Hemos hecho mucha labora pedagógica y de información, ya que la gente preguntaba bastantes dudas», explica la jefa de servicio.

Miguel cruza las puertas para salir de la estación. Es un ridder. Su patinete y el maletín verde que lleva a la espalda lo delantan. «Vengo de València, de Plaza de España. Antes de bajar a la estación, (eran poco después de las 14.30 horas) una patrulla de Policía Nacional me ha pedido el DNI y un justificante de por qué venía a Torrent», relata. Cuando el periodista le explica que ha entrado en vigor el cierre perimetral de ambas ciudades y debe llevar un salvoconducto muesta su cara de sorpresa. «No lo sabía la verdad, no veo mucho las noticias», admite. «Pues esta tarde tengo que volver a València porque trabajo de 19 a 20.30 horas», comenta. «Supongo que mostrando el móvil como que trabajo repartiendo comida será suficente», espera.

A un examen o a cuidar un niño

Instantes después, camina por la Avenida al Vedat, Javier. Es un estudiante que viaja hasta València para realizar un examen en la Universitat de València, en el campus de Tarongers. «Sí, llevo en la mochila el justificante -un impreso tipo descargado de la web universitaria, junto la hoja de matrícula- por si nos los piden», afirma. En ese instante la Policía Local ya no está en la estación, pero quién sabe si en su destino sí.

Llega otro comvoy. De él baja Elena. Tomó el tren en Aragón a las 15.45 h. tras concluir su horario laboral. «No había Policía allí ni aquí, pero no sabía que debía llevar un papel de la empresa para poder salir o entrar», reconoce extrañada. No regresa al trabajo hasta el lunes, así que hasta el próximo viernes no lo necesitará.

Alejandro y Ana marchan a la capital. Uno, a Patraix para cuidar a un niño. Ella, a Blasco Ibáñez donde vive. «Sí, tengo un papel que justifica que debo desplazarme hasta allí por trabajo lunes, miércoles y viernes», explica el joven. Ana, al acercarse el periodista y preguntar si viaja en metro para pedirle su testimonio, responde rápido: «Llevo aquí el salvoconducto». La chica, que había finalizado su jornada laboral, señala que llegaba a la estación con cierta expectativa por el cierre perimetral y por saber qué iba a pasar. No hay nadie en las inmediaciones y reina la tranquilidad.

Ana llega a Torrent Avinguda procedente de Ángel Guimerà. Porta su justificante laboral. «Pensaba que al llegar a aquí si habría control policial pidiéndomelo», indica. En el origen tampoco lo había.

Compartir el artículo

stats