30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más de la mitad de los edificios públicos de una veintena de pueblos no son accesibles

La Conselleria de Vivienda analiza las condiciones de 162 inmuebles de las poblaciones de menos de 50.000 habitantes de l’Horta y detecta como mayor problema la falta de adaptación de los aseos y la ausencia o inadecuación del ascensor

El Ayuntamiento de Silla mejoró en 2019 su accesibilidad con la inclusión de un ascensor. | A. S.

El Ayuntamiento de Silla mejoró en 2019 su accesibilidad con la inclusión de un ascensor. | A. S.

Una veintena de pueblos de la comarca de l’Horta suspenden en accesibilidad en más de la mitad de sus edificios públicos. Así lo determina el informe presentado por la Conselleria de Vivienda sobre el estudio de inmuebles públicos pertenecientes a 18 municipios de menos de 50.000 habitantes de la comarca. La falta de adaptación de los aseos en el 57% de los casos, y la inexistencia de ascensor, o en todo caso, la inadecuación del mismo (el 40%), son los mayores problemas que detecta este informe a la hora de valorar la accesibilidad.

En total han participado 18 poblaciones (Alaquàs, Aldaia, Alcàsser, Alboraia, Picassent, Xirivella, Paiporta , Manises, El Puig, Godella, la Pobla, Burjassot, Alfafar, Beniparrell, Puçol, Vinalesa, Silla y Rafelbunyol) por lo que se han analizado 162 edificios de titularidad municipal que ya cuentan con un diagnóstico de las deficiencias que presentan en accesibilidad, las posibles soluciones al problema y un coste aproximado de las obras que se deberían realizar. En concreto, este informe determina que se requieren intervenciones para solventar estos problemas de barreras por valor de 4.875.628,86 euros.

Entre los edificios estudiados se encuentran colegios públicos, casas consistoriales y centros culturales tales como bibliotecas, museos o casas de la cultura. Así, destacan algunos BIC como el Mupa de Aldaia, la casa Conde Zanoguera o la Biblioteca de Alfafar, que era el antiguo Sindicat Arrosser, o algunos auditorios como el TAMA.

La deficiencia más generalizada se centra en la accesibilidad de los servicios higiénicos. La falta de adaptación de los aseos es la asignatura pendiente común a la gran mayoría de edificios analizados. En concreto, 92 edificios requieren intervenir para hacer accesible el baño.

Falta de ascensor en los CEIP

En la falta de ascensor esta el siguiente problema. El estudio incluye la inexistencia de elevador entre plantas o la falta de adaptación del mismo dentro de lo que la conselleria llama «itinerarios accesibles». Esta sección comprende la comunicación entre plantas del edificio y los recorridos horizontales dentro del mismo, desde el acceso hasta todo punto del inmueble que no sea de ocupación nula, prestando especial importancia al recorrido hasta puntos de atención o llamada. De los 162 edificios investigados, 45 presenta una accesibilidad alta frente a 14 que la considera media y 51 deficiente.

La falta de ascensores en los colegios públicos es uno de los grandes handicaps que, poco a poco, los municipios están consiguiendo resolver gracias al Plan Edificant de la Conselleria de Educación. Es el caso de Silla, que este año acometerá la instalación de uno en los CEIP Luis Vives y Sant Roc, gracias a los fondos de este plan.

Otros de los parámetros analizados por el informe de la conselleria es la accesibilidad en zonas de atención al público, que cumplan con la normativa de señalización y sean aptos. Aquí suspende la mayoría de edificios públicos, ya que solo 13 presentan una accesibilidad alta, frente a los 92 que presentan una accesibilidad baja y 8 media.

El último punto tratado en el estudio es el acceso a los edificios por su entrada principal. La mitad de los inmuebles sí cuentan con una entrada sin desnivel, se cumplen las dimensiones en la puerta principal y se cuenta con señalización apropiada. No obstante, 42 de estos edificios públicos incumplen al menos dos de estos requisitos.

Compartir el artículo

stats