Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad cierra una piscina privada en La Pobla por riesgo de derrumbe

El complejo de apartamentos abrió la instalación con el suelo apuntalado y filtraciones de agua

Filtraciones y apuntalamiento de la estancia bajo la piscina. | L-EMV

Filtraciones y apuntalamiento de la estancia bajo la piscina. | L-EMV

La Conselleria de Sanidad ha cerrado una piscina en un complejo de apartamentos de la playa de la Pobla de Farnals por «por posible derrumbamiento» ante las graves deficiencias estructurales que se comprobaron tras una inspección rutinaria el pasado 7 de junio. La piscina estaba abierta desde el día 1.

Así lo refleja el informe emitido por Sanidad, al que ha tenido acceso Levante-EMV, donde se indica que se observan «deficiencias estructurales importantes» en el recinto de ubicación de filtros, oficina del conserje y trastero, que es el suelo del vaso la piscina, donde también «se observan desconchones y rotura de bovedillas» y «se han instalado dos puntales de refuerzo en una de las esquinas del fondo». El documento además hace alusión a «una importante filtración en uno de los laterales». Asimismo se informa de que en una visita técnica de prevención de riesgos laborales , «se indica que se debe revisar la estructura y el suelo de la piscina por posible derrumbamiento».

Tras estas comprobaciones, la inspectora de Salud Pública cita en su informe el Real Decreto 742/2013, de 27 de septiembre, sobre los criterios técnico-sanitarios de las piscinas y su artículo 5, que establece que el titular deberá velar para que sus instalaciones tengan los elementos adecuados para prevenir los riesgos para la salud y garantizar la salubridad.Por ello, Sanidad deja constancia en el acta que «no se puede hacer uso de la piscina del complejo hasta que se presente un informe que justifique la seguridad de la estructura de la piscina» y se realice «un mantenimiento adecuado».

Mala calidad del agua

La inspectora también refleja en su informe la mala calidad del agua, que obligó al vaciado de la piscina y a que contiene 4,7 mg/L de cloro residual, que supera ampliamente el valor paramétrico legislado (0,5-2 mg/L) y 1 mg/L de cloro combinado residual, superior al 0,6 mg/L legislado.

Asimismo, se añade que «no se dispone de registros de control de la calidad de agua ni de analítica» desde el 1 de junio, y «que en la información expuesta al público existente no se indican las sustancias químicas utilizadas en el tratamiento, ni las direcciones y teléfonos de los centros sanitarios más cercanos y de emergencias», como establece la ley.

Por todo ello, Sanidad exige que, para abrir la psicina, desde el complejo se emita un «informe de calidad del agua, incluyendo los parámetros indicados».

Este diario ha intentado reiteradamente hablar con la administración de complejo para obtener su versión pero no ha habido respuesta.

Compartir el artículo

stats