«Matemàtiques o anglés / arròs amb ceba o paella/ l’alumnat amb gust ha aprés/ des de cada o en presencia/ per tota això estem contents». Con estos versos de la jueza de paz de Alaquàs Pilar Latorre, que entonó Xavier de Bétera con el Grup l’Olivar, resumía el voluntariado Cor de Vila de Alaquàs lo que ha sido su primer curso, en la fiesta de clausura, celebrada el sábado en el Parc del Dijous. El colectivo, nacido a raíz de la pandemia, cierra una etapa en la que ha promovido un doble programa de formación con la colaboración de la asociación gastronómica el Cullerot y la Unió Musical: la alimentación saludable, a través de cursos y talleres de cocina y nutrición, y el apoyo educativo para combatir la brecha digital que la crisis sanitaria ha abierto.

En materia de alimentación saludable, Cor de Vila ha desarrollado una decena de cursos, con diferentes ediciones cada mes, sobre platos tradicionales y otros guisos, basados en la dieta mediterránea: verduras de temporada y de proximidad, abundancia de legumbres, cereales, y escaso consumo de proteína animal y azúcar. Una filosofía que se reivindició en la fiesta (incluso se parodió la polémica en torno al ministro Alberto Garzón, que defiende el mismo planteamiento que el colectivo de voluntariado) y que ha permitido rescatar recetas de Alaquàs olvidadas como «l’arròs amb ceba», «l’arròs al forn d’Alaquàs», els «fesols amb ceba» o las lentejas de verduras, fomentando las compras en el pequeño comercio. También en los cursos se han formulado propuestas de adaptaciones de otros platos para que sean más nutritivos, saludables y económicos.

Entrega de diplomas a uno de los grupos. C.G.

El alumnado realizó también un taller de economía doméstica y ahorro energético, con advertencia sobre productos financieros tóxicos. Y en materia educativa, el voluntariado ha estado prestando apoyo a una veintena de niños y niñas, a través de un taller de inglés y clases on-line personalizadas de matemáticas y ciencias. Tras meses de aprendizaje, el alumnado recogió en la fiesta sus diplomas.

Actuación del Grup l'Olivar de Alaquàs. Loren González

La actividad contó con la actuación altruista del Grup l’Olivar, que interpretó con su rondalla y bailó con su equipo jotas, fandangos y malagueñas, y la participación de Xavier de Bétera, que esa misma noche actuaba en el Museu de l'Arròs, dentro de la programación de Gran Fira de València. El 'cantaor' elogió al voluntariado, a través de versos, en un 'cant d'estil', y también adaptó una "granaïna" para contar el proyecto.

Xavier de Bétera, durante la actuación.

Xavier de Bétera, durante la actuación. Loren González.

"A tot el voluntariat/ que s’ha entregat per la Vila/ tot regalant amistat/ gran conhort i compañía/ el volem felicitar".

Además, se sumaron las principales organizaciones colaboradoras del colectivo como la Fundació Horta Sud, a través de Santiago Peraita, y Caixa Popular, representada por Gemma David, que galardonaron el proyecto con un Premi Interassociatiu 2021. También estuvieron la asociación de comercio CAdA, con su nueva presidenta Susana García al frente, o la Fundación Novaterra, de la que acudió Vicente Sanchis, que ha sido profesor del curso de economía doméstica. En representación del consistorio, estuvieron el alcalde Toni Saura; la concejala de Bienestar Social, Elena Solís, y el edil de Cultura, Fran Evangelista.

"No podemos llegar a todo"

En su intervención Saura agradeció el papel que ha desarrollado el voluntariado desde el 14 de marzo de 2020 y recordó que «el ayuntamiento no puede llegar a todo» por lo que «es importante» el papel de la sociedad civil activa y el asociacionismo. Además, animó al alumnado a seguir formándose y reivindicó que Alaquàs «es un pueblo abierto a todas las personas, vengan de donde vengan».

Intervención del alcalde, Toni Saura. Loren González.

Por su parte, la presidenta de Cor de Vila, Lourdes Pascual también agradeció a alumnas y alumnos haber participado en las actividades. «Estamos aquí para ayudar en lo que sea necesario en Alaquàs», recalcó.

Durante el acto, se presentó la nueva imagen corporativa de Cor de Vila, diseño del ilustrador Ramón Cosme. Y en la parte final, se sortearon entre el alumnado dos vales de compra de 100 euros cada uno para consumir en el pequeño comercio, donados por CAdA.