Regeneración de les Deveses de Dénia: Una playa infinita con una "vida útil" de 25 años

La delegada del Gobierno y la responsable de Costas destacan que el aporte de arena se hizo "en tiempo récord": "Los vecinos se iban a dormir sin playa y, al levantarse, tenían 30 metros de ancho de arena

El ministerio para la Transición Ecológica invertirá otros 5 millones en el mantenimiento de los 3,6 kilómetros recuperados

"Tenemos la esperanza de que dure; antes los vecinos tenían el mar dentro de sus casas", afirma el alcalde

La playa "infinita" de Dénia; al fondo, la silueta evanescente del Montgó

La playa "infinita" de Dénia; al fondo, la silueta evanescente del Montgó / A. P. F.

Alfons Padilla

Alfons Padilla

Una playa infinita con un horizonte de 25 años. Pero 25 años, en estos tiempos de cambio climático y fenómenos meteorológicos y naturales adversos (estos últimos años temporales, inundaciones e incendios y ahora contumaz sequía), es una eternidad. Ese es el tiempo de "vida útil" de las obras de regeneración de la playa de les Deveses de Dénia.

Estos 3,6 kilómetros lineales, en el litoral norte dianense (hasta la desembocadura del río Molinell, donde está ya el linde de Oliva), han recuperado la fisonomía de los años 60. Así lo ha destacado la delegada del Gobierno, Pilar Bernabé, que esta mañana ha visitado esta costa junto a los alcaldes de Dénia y Pego, Vicent Grimalt y Enrique Moll, la responsable del Servicio de Costas en Alicante, Rosa de los Ríos, y los técnicos de la regeneración.

La transformación es espectacular. Este tramo litoral era uno de los que más regresión sufría de la costa valenciana. Había puntos donde no quedaba ni pizca de arena. El alcalde de Dénia lo ha explicado bien: "El mar se metía en las casas". La playa ha ganado una anchura de entre 110 metros (junto a la nueva escollera creada en la desembocadura del Molinell) y 30. Los técnicos han señalado que, poco a poco, se irá estabilizando y que está por ver qué perfil tendrá la playa en invierno y qué perfil en verano. Las playas están vivas y cambian.

Treinta metros de playa de la noche a la mañana

Pilar Bernabé y Rosa de los Ríos han destacado que el aporte de los 650.000 metros cúbicos de la arena que se extrajo del yacimiento submarino frente a la costa de Cullera se hizo en "tiempo récord". Han afirmado que en diez días se vertió toda esa arena en Dénia. "Los vecinos se iban a dormir y no tenía playa y, al despertarse, había 30 metros de ancho", ha señalado Rosa de los Ríos.

Uno de los accesos entre las dunas a la regenerada playa

Uno de los accesos entre las dunas a la regenerada playa / A. P. F.

La delegada del Gobierno ha señalado que la inversión del Ministerio para la Transición Ecológica no ha terminado con los 15 millones de la regeneración. Ha avanzado que se destinarán otros 5 millones al mantenimiento de la playa durante los próximos años.

La delegada del Gobierno contempla el cartel que explica las obras de regeneración

La delegada del Gobierno contempla el cartel que explica las obras de regeneración / A. P. F.

De una playa en absoluta regresión, donde los estragos del temporal Gloria todavía eran visibles, se ha pasado a una playa "infinita". Así se ve desde el Molinell. Hacía el sur, hacia la ciudad de Dénia, surge el Montgó como una evanescente isla.

La regeneración también ha incluido la recuperación de los cordones dunares. Las dunas tendrán entre 60 centímetros y dos metros de cota. Se han "sembrado" captadores de arena. En los próximos meses y año debe arraigar la vegetación autóctona: barrón, grama marina, alhelí de mar, lírio de mar, mielga marina, cuernecillo de mar...

La uña de gato "araña" la vegetación autóctona

Esas especies botánicas están en competencia con las plantas invasoras que se plantan en los jardines de urbanizaciones y chalés y que se expanden en la playa. Se ve claramante cómo las especies invasoras se echan encima de las dunas. La uña de gato, que es una de las plantas exóticas más potentes, "araña" las playas. Otras especies invasoras son la yuca, la pitera común, las cañas o la chumbera.

Las dunas están balizadas. Aquí anidará el chorlitejo patinegro. Cada 150 metros lineales de playa hay una pasarela de acceso a la playa. El alcalde ha pedido que se respeten las dunas y "no se pisoteen"