Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MAR Alarcón | fundadora de socialcar

De la movilidad a las inversiones con impacto social

Mar Alarcón, fundadora de SocialCar |
 Ángel García

Mar Alarcón, fundadora de SocialCar | Ángel García

El paso por Grameen Bank, conocido como el banco de los pobres, del premio Nobel de la Paz Muhammad Yunus, en Bangladesh, marcó la trayectoria de Mar Alarcón (Barcelona, 1975), fundadora de la plataforma de alquiler de vehículos entre particulares SocialCar. «Fue mi experiencia más reveladora porque vi que se puede conseguir un gran impacto con la emprendeduría social», recuerda. Y desde entonces, esta abogada que había empezado como fiscalista ha hecho de la emprendeduría e innovación con impacto social su ‘leitmotiv’. Hoy, además de haber sido considerada una de las 50 mujeres más influyentes del mundo en tecnología - lo que dice producirle una sensación de «gran responsabilidad»- es un referente en materia de movilidad. Tanto es así que, desde hace poco, se ha convertido en la única española integrante del consejo de supervisión de EIT Urban Mobility, una iniciativa del Instituto Europeo de Innovación y Tecnología (EIT), que decidió ubicar su sede en Barcelona.

Además de crear junto con su esposo, Francesc, SocialCar en el 2011, cuando el negocio de las plataformas estaba aún verde en España, constituyó en el 2018 la consultora de políticas públicas 19n.eu, desde donde trata de que conecten los nuevos negocios y los reguladores. Pero no es lo único que ocupa a esta empresaria que es vicepresidenta de Foment del Treball o consejera de Fira de Barcelona, entre otras muchas facetas, como dar clases y charlas o participar en el desarrollo del mundo ‘start-ups’ (es colaboradora de la aceleradora Conector, por ejemplo). En la actualidad está, junto con su esposo, «dándole al ‘coco’» y desarrollando nuevos proyectos. Uno es Ceres (Ceresfarmer.com), plataforma de digitalización de la agricultura (’agrotech’) para la que sondean a nuevos socios. El otro, dedicado a la salud mental, es Terap.me, en desarrollo junto con otra socia que es psicóloga.

«Me defino como emprendedora. Me gustan los negocios que aportan tecnología y tratan de hacer más eficientes los comportamientos», explica. Y dice sentirse «cómoda» con la idea de ‘serial entrepreneur’. «Si consigo una buena oferta para sumar no tengo problema», asegura. En todo caso, lo que la mueve, después de la experiencia en Grameen Bank, es protagonizar o participar en proyectos con capacidad de impacto social, como el desarrollado por el Nobel de la Paz que tanto admira y que demostró, afirma, que se pueden hacer negocios de este tipo y, a la vez, obtener rentabilidad. En todo caso, al margen de Yunus, Alarcón afirma que no tiene otros referentes. «Huyo de fanatismos. Tomo cosas e ideas incluso de mucha gente anónima», agrega.

Nunca ha rehuido los retos. En su día dejó Cuatrecasas para marcharse a Londres con el que luego fue su marido - al que conoció en el despacho- y socio en la mayoría de proyectos. Allí hizo un máster en leyes y se especializó en inversiones en China, país cuyo idioma domina y en el que crearon Social Energy. Y siempre siguiendo la estela de «lograr un gran impacto a través de la emprendeduría social».

Luego vino la experiencia del Grameen Bank y SocialCar. En esa etapa «no había ninguna regulación sobre el alquiler de vehículos entre particulares», recuerda. «Mi objetivo entonces era que no nos prohibieran», asegura. Hoy están presentes en unas 600 poblaciones, si bien la mayor actividad la tienen en grandes ciudades como Barcelona, Madrid o València.

Este caudal de experiencia le sirvió para ser también referente en normativa para la regulación de los nuevos negocios como las plataformas digitales . «La regulación y los modelos laborales están agotados. Todo el mundo se fija en la plataforma y no en los miles o millones de personas que las utilizan», sentencia. Estas compañías, destaca, «aportan tecnología. Hay sectores que se quedan atrás porque no innovan».

También se propuso estimular la presencia de las mujeres en el mundo de los negocios, «animándolas a que emprendan». Aunque es más cómodo quedarse en casa o encerrarse en la propia empresa, «muchas mujeres han tomado la responsabilidad de ser más visibles», afirma. Conoce lo que es la conciliación laboral y familiar. Madre de tres hijos varones de 7, 11 y 13 años, afirma que su pareja «es al 50%», como en los negocios, lo cual es una de las claves del éxito. Pese a su apretada agenda confiesa que le gusta «el mar y pintar», afición esta última que comparte con su hijo mayor. Y en esto también tiene claras las prioridades: «los fines de semana son sagrados» y, dadas sus edades, al final el mayor ‘hobby’ actual son «los hijos».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats