El BM Morvedre recupera la sonrisa

El equipo sigue su lucha por el ascenso con un gran trabajo defensivo

Albert Vidal

Otra alegría más para el BM Morvedre después de derrotar a uno de los equipos fuertes de la categoría, como es el BM Bolaños en su propia casa. El resultado final, 17 a 21 para las valencianas habla por sí solo de un encuentro en el que las defensas primaron a los ataques y en el que las visitantes demostraron ser superiores a la hora del intercambio de golpes.

La importancia del partido era muy alta después de perder en la anterior jornada la condición de invictas en el René Marigil. Ante esta tesitura, y con el reto de seguir en la pomada, el entrenador de las saguntinas, Manu Etayo, planteó un encuentro muy serio para no descolgarse en la lucha por el ascenso.

Los guarismos al descanso (10-13) concedían al Morvedre esperanzas por poder llevarse a casa los puntos en liza como ocurririó finalmente gracias a la docena de goles que se repartieron equitativamente entre Cecilia Mazza y Lucía Gámez.  

El preparador navarro destacó “el trabajo defensivo excelente durante los 60 minutos”. “No es fácil dejar a un equipo diseñado para ascender en 17 goles en su propia casa y creo que tiene mucho mérito por parte de nuestra defensa y portería”. Etayo declaró que “nos dio mucha tranquilidad el estar bien atrás para luego jugar fluidas en ataque”. Tras la contienda señaló que “esta es la línea a seguir para los próximos partidos en los que queremos un trabajo muy serio desde la defensa y a partir de ahí, coger más confianza en ataque”. “Ahora nos queda prepararnos para la siguiente jornada, que va a ser muy compleja por tener que enfrentarnos a otro de los grandes favoritos al ascenso, como es el Sporting La Rioja”.

De momento, las saguntinas recuperan la sonrisa tras la solvente victoria conseguida en un pabellón que trae gratos recuerdos por el nombre de la persona a la que va asociada, Macarena Aguilar, una jugadora que destiló todo su potencial en el René Marigil durante varios años.