Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

candau

La Federación insiste en mantener a Del Bosque

Vicente del Bosque no se considera fracasado y la Federación Española mantendrá su idea de sostenerle en el puesto. En Madrid ya ha comenzado una campañita para suplirle y existen periodistas que promocionan la vuelta de José Antonio Camacho, que como se sabe, tiene poco que ver con el juego que ha desplegado la selección gracias a la idea de Luis Aragonés y la coincidencia con los mejores años del Barcelona. Con Del Bosque o con cualquier sucesor, La Roja no requiere una revolución, pero sí grandes cambios. Todos no están acabados.

El fracaso mundialista ha sido colectivo y en el mismo hay que incluir a Del Bosque de la misma manera que se le adjudicaron los triunfos de una Eurocopa y, fundamentalmente, del Mundial de Sudáfrica. El seleccionador está dolido y lo más que se puede esperar de él es que diga frases como la de que los jugadores sólo piensan en ellos y él lo ha de hacer por todos.

Se le olvidó pensar en Villa cuando lo retiró lo que costó lágrimas a éste y tampoco dio los minutos de despedida que merecía Xavi. Eran dos jugadores que al final del partido habrían merecido que sus propios compañeros les hicieran pasillo de despedida. No estaba el ambiente para paseos en hombros.

En la parte final del torneo, en la concentración española se notó que las heridas producidas por las inquinas de José Mourinho estaban cerradas, mas no cicatrizadas. Xavi y Casillas firmaron la paz porque ambos creían en ella y sus decisiones fueron aceptadas. Xabi Alonso no se distinguió por ser pacificador. Nunca mostró entusiasmos indescriptibles y rezumó resquemor cuando dijo aquello de que había faltado hambre. Se entendió perfectamente hacia quiénes iban dirigidas tales insidias. Él, causante directo de dos de los goles de Chile, de mediocre actuación ante Holanda, trató de salvarse poniendo pies en pared.

Las palabras de Xabi han servido para que en Madrid se reabran viejas polémicas. El seleccionador ha entendido que desde el entorno del Real se ha fomentado la idea de que está mediatizado por los jugadores del Barcelona. Para él ha sido el asunto más doloroso. Tal vez, en otras circunstancias, no le habría quitado el peto a Cesc para dárselo a Alonso.

La desaparición de Xabi Alonso de la selección podría devolver la paz. De la lista de Brasil son salvables De Gea y Reina, Sergio Ramos, Jordi Alba, Iniesta, Busquets, Koke, Javi Martínez, Mata y Silva. Piqué ha de demostrar que puede seguir en la selección tanto si mejora su estado físico como si modera el mental. Azpilicueta no ha dado la sensación del gran defensa de la Premier, pero tampoco debe ser descartado. Diego Costa se va al Chelsea y tanto Del Bosque como su futuro sucesor deben plantearse si el jugador puede adaptarse al equipo. En Brasil no sucedió así. Villa demostró sobradamente que tiene más condiciones para el puesto aunque su marcha a Estados Unidos le anule toda posibilidad. Tampoco Torres ha llegado a la estación término.

A Brasil viajó un grupo de voluntariosos que siempre cumplen y a los cuales se puede recurrir. Son los casos de Albiol, Cazorla, Pedro y Juanfran. Estos, sin embargo, están en el paquete de los descartados a medio plazo. Lo importante, no obstante, está en los nombres con porvenir como los de Thiago y Navas. En Madrid no cayó bien que Del Bosque prescindiera de Carvajal e Isco y ello ha influido. Yo también los habría seleccionado. Y junto a ellos, Diego López. Del Bosque no acertó plenamente en la lista porque pecó de bonhomía y erró el cálculo sobre la idoneidad de los seleccionados. Agradecer los servicios prestados le costó la presencia de futbolistas que no estaban para el trance mundialista. Sobre todo, porque algunos, como Xavi, ya habían mostrado sus deficiencias en el Barça. Piqué, que había salido de una lesión de cadera, que le impidió jugador los últimos partidos de Liga, no pudo rendir contra Holanda, aunque esa tarde a él y a Ramos les burreó Robben. Jordi Alba también llegaba disminuido en sus virtudes.

La selección juega el 8 de septiembre en Macedonia el primer encuentro de la clasificación para la Eurocopa. En este nuevo reto Del Bosque y su sucesor, si llegara pronto, tiene ocasión propicia para ir elaborando La Roja del futuro. Los adversarios en este torneo van a ser, además de la citada Macedonia, Eslovaquia, Luxemburgo, Ucrania y Bielorrusia. Ocasión para pruebas y confirmaciones.

Compartir el artículo

stats