Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Maite Mercado

Sin derecho a delegar

No sorprende encontrar al presidente del Gobierno en Los desayunos de La 1 de María Casado después del debate a nueve que TVE se vio obligada a hacer para compensar al resto de partidos por la emisión del cara a cara entre Rajoy y Sánchez del próximo lunes. La tele de todos lo dará, como muchas otras cadenas, incluida Levante TV. Sin embargo, lo anuncian como si fuera propio.

Porque poca cosa están haciendo. El especial #elDBT del casi invisible programa semanal de Julio Somoano, con solo dos cabezas de lista, fue criticado por un horario de emisión no cerrado pero cerca de la medianoche. No estuvo claro hasta que la Junta Electoral Central llamó la misma tarde a TVE para fijarlo a las 22.15. La orden llegó tras la queja de UPyD porque debía emitirse en prime time. La cadena de la conciliación familiar se había hecho la tonta alegando que las doce era buena hora porque recogería espectadores del programa revelación de la temporada. Pero no coló. No quería perder audiencia, como de hecho ocurrió. El debate «más plural» interesó a menos de dos millones y medio de ciudadanos Pero esa excusa no vale en una televisión pública «seria» en plena campaña electoral.

El descalabro informativo de TVE es tal que el Telediario previo al debate fue la tercera opción. Más de tres millones de futuros votantes vieron las noticias de Pedro Piqueras, limpias de imágenes del #7DElDebateDecisivo, ya el más cansino.

Quiero ver en esta desafección por la información en TVE una protesta ciudadana ante la sintonía con el partido en el poder y las intervenciones a medida del gran jefe al que se le dan mal los debates, que consolidan la posición de Atresmedia como referente informativo tras la cobertura de las elecciones autonómicas y municipales.

Compartir el artículo

stats