Suscríbete Ahora

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Otro de los nuestros

En la trastienda de la música valenciana aún quedan compositores e intérpretes a quienes, por derecho propio, hay que rescatar antes de que el olvido los arrincone. Ese es el caso de Manuel Palau Boix (Alfara del Patriarca 1893-València 1967), figura indispensable -e inevitable- en el devenir de la música valenciana durante más de 40 años.

Excelente iniciativa la de Manuel Muñoz, presidente de la Real Academia de Bellas Artes de Valencia y de Bartomeu Jaume, pianista y miembro de la misma, organizando una sesión en homenaje al compositor con la participación de un espléndido grupo de nuevos pianistas, precisamente de la cátedra del profesor Jaume, quien ya en 2014, grabó un CD para CulturaArts, con 17 de las obras para piano de Palau.

Resultó realmente gratificante ver y escuchar a estos nueve jóvenes músicos defendiendo la complejidad de unas obras tan poco presentes en los programas de concierto y que, sin duda, merecen permanecer en el repertorio del teclado español del siglo XXI. Todos hicieron un sobresaliente esfuerzo para pulir esos pentagramas: desde la cuidada sonoridad que Alberto Clemente impuso a los claroscuros del «Paisaje Balear» (1952) hasta el ampuloso, enérgico y enrevesado «Monigotes» (1940), defendido estoicamente por Rafael Soler sin desmerecer la decidida entrega de Ana Varea (de memoria) con el «Preludio a Córdoba» y de Blanca Gràcia, valiente en el «Preludio de Castilla». Claro en el texto y el contexto estuvo Manuel Iniesta en la «Evocación a Andalucía» mientras que Ferran Ruiz meció con excelente cadencia el «Ritmo de Habanera». Adrià Gràcia sustituyó el «Homenaje a Debussy» por la clavecinística «Sonatina valenciana» en tanto que Hector Tarín realizó una lectura ajustada de la conocida «Marcha burlesca». Pero, sin duda, fue la «Tocata» de Sergio Campayo,- también de memoria-, lo más profesional de este Especial Palau, por su versión convencida, resuelta y brillante.

Sirvió el acto para presentar el magnífico cuaderno dedicado al músico de Alfara del Patriarca que reúne 19 piezas para piano, editadas magníficamente por Piles Editorial, para el Institut Valencià de Cultura de la Generalitat Valenciana, con precisos comentarios de Ramón Sánchez Ochoa y una clarificadora introducción de Bartomeu Jaume.

Que cunda el ejemplo.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats