Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Esquivel

La ventana

Francisco Esquivel

¿De Cerdeña a Netflix?

Discúlpenme pero la entrada en escena de Carles Puigdemont creo que se veía venir. Para la presidenta del Parlament, Laura Borrás, se trata de una «operación orquestada» por el Estado. Por el español, por supuesto. Puede ser. No obstante una de las formas más certeras de dinamitar la mesa de diálogo recién estrenada es lo acaecido en Cerdeña por lo que el guion visto así sería demasiado rebuscado hasta para Sánchez, hija mía.

En cambio, quien había perdido un porrón de protagonismo tras cuatro años con los pies en polvorosa no es otro que el vecino de Waterloo. Él y la estrategia de su formación por mor de los resultados en urnas cabales no c0mo las de aquel 1-0. Junto a su guardia de corps, debe haber tenido tanto tiempo para pensar en la residencia belga que igual alguien dejó caer: «dado que el aspecto jurídico de la cuestión puede anidar en un cierto limbo, ¿y si tentamos a la suerte?». Una irrupción inesperada en la actualidad puede cargar las pilas del independentismo más castizo. Los seriales, queridos, que son una droga y nos tienen alterados los circuitos. Casualmente, horas antes, los partidos del arco afín se dejaron caer en el parlamento exigiendo imponer cuota de catalán, euskera y gallego en Netflix, mientras Esquerra condicionó el apoyo a los presupuestos a que, 7,5% de la producción del 30% que nos corresponde en base a una directiva de la UE, esté en la lengua autóctona. Por su parte Òmnium Cultural, de la mano de Jordi Cuxart y de Podemos, el que sea, han previsto para octubre una batida a fin de alcanzar el objetivo. En fin, verde y con asas.

Si 'The Crown' arrasó en los Emmy, ¿por qué, ya puestos, no plantear incluso una indagación en torno a la corona de Carles en la temporada esta que lleva? Curiosidad, sin duda, despertaría un biopic sobre la actividad desplegada desde que se ausentó, porque la ejercida durante la etapa presencial no es fácil integrarla en un género. Igual a Pere Aragonés le parece que tampoco hay que llegar a tanto.   

Compartir el artículo

stats