30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La secesión catalana y sus porqués

Reig Tapia aborda con rigor documental el independentismo en Cataluña. Aspiración cuya legitimidad no cuestiona, sino que se centra en aquellos que se sirven de artimañas políticas y jurídicas para justificarla.

La secesión catalana y sus porqués

La secesión catalana y sus porqués

Alberto Reig Tapia, catedrático de Ciencia Política de la Universidad Rovira y Virgili de Tarragona acaba de publicar, El desafío secesionista catalán. El pasado de una ilusión, un ensayo potente y documentado acerca de los acontecimientos, entresijos, vendettas y politiqueos identitarios que vienen afectando a quienes nacen, viven y trabajan en Cataluña, sean nacionalistas al uso o «indepes», monárquicos o republicanos, progresistas o anarquistas radicales, incluso, pasotas integrales.

El maremágnum político existente en Cataluña se aceleró y radicalizó al convocar el Govern de la Generalitat un referéndum por la Independencia para el 1-O de 2017. La convocatoria fue declarada ilegal y suspendida por el Tribunal Constitucional el siete de septiembre. Desafiando la legalidad la consulta se celebró, no obstante, de manera irregular resultando una jornada no exenta de violencia callejera y policial. Tras ella el expresidente Puigdemont (ante el asombro y estupor de la mayoría de parlamentarios) anunció por «mandato» popular, emanado del referéndum y de tacada, la proclamación unilateral de Independencia y la República Catalana, etcétera, para suspenderlas, acto seguido… Hechos ya conocidos que cito como recordatorio.

En sus más de quinientas páginas El desafío secesionista catalán contiene toda la información que se precisa sobre el tema amén de ciertas vivencias del autor, quién ha seguido y sufrido, paso a paso, el procés desde sus inicios. Estamos ante un trabajo extremadamente concienzudo, con detalles sabrosos como el conocer las esplendorosas trayectorias de los señores: Jordi Bilbeny «genial descubridor» de la «catalanidad de Colón» (avalado por el expresidente Pujol), Victor Cucurull «xerraire de de debó» con brillantísimo currículum o Salvador Sostres columnista «convergente» y abonado a «la escatología».

El libro de Reig Tapia permanece pegado (como mandan los cánones de la investigación) a la documentación escrita y a las fuentes primarias más diversas en consonancia con sus propios gustos y demonios particulares (que no esconde) y de las interpretaciones que se hagan de los mismos. Fuentes, que suelen ser tan tenaces como los hechos. Quedan patentes en el texto el oficio y la lucidez que el autor suele volcar en sus libros, entre los que destaco: Ideología e historia: Sobre la represión franquista y la guerra civil (1986), Franco «Caudillo», mito y realidad (1995), Memoria de la Guerra Civil. Los mitos de la tribu (1999) o, La crítica de la crítica (2007). Consciente, además, de que esta nueva aportación presenta las mayores dificultades, nos brinda, sin ocultar los ataques recibidos, su valiente apuesta para enfrentarse a un tema candente y polémico que se presta a toda clase de prejuicios y controversias.

El lector, tanto el especialista como el diletante que gusten de estar bien informados desde una óptica sociopolítica, van a encontrar motivos para no aburrirse. El desafío secesionista… no nos hurta ningún escenario vital para la controversia: Desde el Compromiso de Caspe en 1412, pasando por la Guerra de Sucesión (conflicto de alcance europeo que enfrentó a borbones y austracistas entre 1701 y 1715), llegando a la Segunda República, la guerra civil y la posguerra con la larguísima dictadura de Franco; la Transición, el procés independentista y sus vaivenes hasta llegar a la aparición de la covid-19 ocasionada por el virus SARS-CoV-2.

Las partes más jugosas del libro tal vez sean las dedicadas a la forja de la Nova Historia catalana que facilita el poder acceder a ocultos repliegues y «razones» de una minoría radicalizada, iluminada por una visión ultranacionalista de su propia historia sometida a reinvención y falseada a gusto de unos pocos; de asociaciones, grupos y partidos independentistas que se extiendo entre los capítulos segundo y sexto.

En línea con numerosos historiadores y sólidas fuentes primarias -documentos, informes, discursos, manifiestos, intervenciones radiofónicas, videos y programas de televisión (incluidos tuits, memes, etcétera, exhumados de redes sociales)-, el texto alude a ese sentimiento irracional por mantener una identidad basada en la etnia, el mito y la ilusión de ser moral y culturalmente superiores. Afirmación constante del «nosaltres» frente a «los otros» o de frases como: «Som bona gent» o «gent de pau». Todo ello encuentra su correlato en la insistencia sobre la represión de la lengua catalana. La desaparición del catalán, según la Asociación Nacional de Catalunya o el Omnium Cultural, ha sido y es la obsesión del estado español: «Lo hacen hasta el punto de permitirse hablar de ‘genocidio cultural’», expresión tan exagerada como carente de fundamento.

Capítulos como: «La patología de la identidad» o «Delenda est Hispania» forman la mejor de las antologías de la propaganda secesionista al tiempo que alientan aires de denuncia hacia los grupos políticos y dirigentes sociales y culturales, etcétera que las producen, alientan y difunden… Lo dicho. Se podrá o no estar de acuerdo con lo que plantea Reig Tapia. Para decidirlo, es preciso leerle.

Compartir el artículo

stats