Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El granizo daña el caqui y las hortalizas de Benifaió y la verdura china del Perelló

El temporal arruina cerca de medio millón de plantas de Cohoca y la acumulación de piedra hunde invernaderos en la costa

Las precipitaciones de granizo registradas el domingo en diversos puntos de la Ribera han afectado a un sector ya de por sí maltrecho como es la agricultura. Pese a que todavía es pronto para cuantificar los daños y que el tamaño del pedrisco no fue demasiado grande, los efectos del temporal se han dejado ver principalmente en campos de Benifaió, Almussafes o El Perelló. En los primeros pueblos, los cultivos de caqui y hortalizas han sufrido el lado negativo de la tormenta y lo mismo ha ocurrido en la zona litoral con los invernaderos donde se cultivan verduras chinas, hundidos por la piedra acumulada.

Sueca, Benifaió, Almussafes, El Perelló, Riola o Sollana son algunas de las localidades donde el granizo hizo acto de presencia el fin de semana, según apuntan varios técnicos agrarios. Aunque las consecuencias aparentemente más graves se han dejado ver en Benifaió y El Perelló. «Gran parte del término municipal de Benifaió se ha visto afectado por el pedrisco», señaló ayer el presidente de la cooperativa, Jesús Tortosa, quien añadió: «Aunque los técnicos todavía están valorando los daños, sabemos que los cultivos de cítricos, caqui y hortalizas se han visto afectados por el temporal».

Según explicó Tortosa, «todavía quedaban dos millones de kilos de caqui por recoger y no sabemos cuál será su estado, pero una parte se perderá; alrededor de medio millón de plantas de la producción de hortalizas han quedado inservibles tras el granizo, la piedra las ha dejado troceadas... Entre esto y el mal momento del sector, ésta va a ser una campaña para olvidar», apostilló.

El Perelló es otro de los puntos de la comarca donde el granizo causó daños en el sector agrícola. Un técnico de la cooperativa local cifra en más de 25 hanegadas la superficie de cultivo afectada por el pedrisco. «El granizo ha hecho mucho daño, hay invernaderos que se han hundido porque no fueron capaces de soportar tanta piedra caída en tan poco tiempo y la estructura terminó cediendo». Los desperfectos han afectado de manera especial en las plantaciones de verduras chinas.

Beneficio general para el campo

Con todo, tanto cooperativas como sindicatos agrarios se muestran prudentes y esperarán todavía un tiempo antes de hacer una balance de daños. Aún así, reconocen que en muchos campos «las pérdidas serán del 75 al 100 % y en más de un caso de siniestro total». La tormenta, no obstante, ha tenido una parte positiva, ya que las precipitaciones caídas en toda la comarca suponen un respiro para los cultivos, tan mermados por la sequía estival. «El agua ha venido muy bien, es muy beneficiosa para limpiar los árboles y rellenar los acuíferos; en el sector citrícola hacía mucha falta que lloviera así y el campo lo está absorbiendo sin problemas», señalo Bernardo Ferrer, de AVA.

Compartir el artículo

stats