03 de marzo de 2020
03.03.2020
Levante-emv

El viento provoca más daños en la Ribera

Fuertes ráfagas rompen una claraboya de cristal de la puerta de urgencias del hospital y derriban la báscula de la almazara de Turís - Los ayuntamientos cierran recintos deportivos, parques y cementerios por seguridad

02.03.2020 | 21:55
Un pino caído corta la calle Magraners en El Respirall.

Las fuertes rachas de viento que en diferentes municipios de la Ribera superaron los 100 km/h provocaron ayer múltiples incidencias en la comarca de la Ribera, aunque afortunadamente sólo se registraron daños materiales provocados por la caída de árboles, que en algunas urbanizaciones cortaron diferentes calles al tráfico rodado, o desprendimientos en fachadas y cubiertas. El viento rompió una de las placas de cristal que favorecen la iluminación de la entrada de urgencias del Hospital de la Ribera -se encuentran integradas en la marquesina que protege este acceso- y obligó a reforzar el resto para evitar riesgos. No hubo que lamentar daños personales.

También el viento arrancó paneles de vidrio en una finca de la plaza Primero de Mayo de Alzira, que impactaron y causaron desperfectos en vehículos que se encontraban estacionados en la calle, mientras que una estructura metálica ubicada en la terraza de un inmueble de Algemesí salió despedida y acabó impactando en un turismo que circulaba por la vía pública.

Estaciones de la red de Avamet sitúan en Catadau la racha más fuerte al haber alcanzado los 127 km/, seguida de Alfarp (113 km/h) y Guadassuar (111 km/h).

En Turís, el fuerte viento derribó una pesada estructura ubicada en el patio de la cooperativa de segundo grado Molino de Motrotón donde se ubica, en altura, la báscula que pesa las cosechas de aceitunas que aportan los agricultores. Fuentes de la almazara no daban crédito a este percance dado el considerable peso de la misma.

El viento también derribó árboles en urbanizaciones de Turís como Altury y arrancó cristaleras de balcones y carteles publicitarios, lo que obligó a acordonar por seguridad diferentes espacios del núcleo urbano. En la urbanización El Respirall de Alzira un pino caído cerró la salida a vecinos de la calle Magraner desde primera hora de la mañana. Al parecer, no fue el único. También el viento derribó una palmera en el patio de Talesa, una empresa ubicada en el polígono Carretera de Albalat. La Policía Local computaba una treintena de servicios por incidencias del viento a lo largo de la mañana.

Los efectivos del parque comarcal de bomberos también tuvieron que multiplicarse para atender los mútiples avisos, aunque en general de índole menor: cornisas, antenas, carteles publiciarios, árboles..... En Almussafes, los bomberos tuvieron que actuar en el Hotel Bartos para fijar la cubierta de la piscina ubicada en la parte superior del edificio después de que se desprendieran algunas placas. También se registró la caída de un árbol en el pipicán de la calle Nou d'Octubre. Diferentes ayuntamientos como Alzira, Algemesí o l'Alcúdia decretaron el cierre de las instalaciones deportivas y los parques y jardines para evitar riesgos y, en algunos casos, también de los comenterios municipales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook