Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gailes denuncia la falta de educación en el hogar para evitar ataques homófobos

El colectivo comarcal condena el acoso a un alumno del instituto de Carcaixent y reclama aplicar políticas igualitarias en todos los ámbitos

Jóvenes a la puerta del instituto de Carcaixent. | VICENT M. PASTOR

Jóvenes a la puerta del instituto de Carcaixent. | VICENT M. PASTOR

La asociación Gailes denunció ayer la falta de educación en los hogares para evitar que se produzcan ataques homófobos como el ocurrido hace unos días a la salida del instituto de Carcaixent. El colectivo, que se ha interesado por el suceso, ha brindado su apoyo al consistorio y al centro, que ha actuado para atajar este tipo de conductos con los protocolos previstos para estos casos.

Como avanzó ayer Levante-EMV, el incidente se produjo el pasado viernes. Cuando el joven salió del centro se dirigió hacia su casa, fue entonces cuando un grupo de compañeros, que realizaba el mismo recorrido, profirió insultos a gritos. Resignado, se encaró hacia ellos para reprobar su actitud y grabó un vídeo, muy compartido en redes sociales, en el que retrataba a estos adolescentes y mostraba su hartazgo por tener que soportar semejante escarnio.

«Hace falta más educación en los hogares y los institutos necesitan aplicar de manera real políticas LGTBIQ+, aunque éstas deben trascender a todos los ámbitos», aseguró a este diario el portavoz del colectivo, Bernat Iborra. Asimismo deploró la ridiculización de la orientación sexual hasta el punto de alcanzar tintes peyorativos: «La sociedad no evoluciona y se queda anclada en los paradigmas machistas y heteropatriarcales en los que la palabra maricón o bollera es insulto. La homofobia es lo único reprobable, ya que es una enfermedad y un delito», añadió Iborra.

Sensibilización

El colectivo comarcal ha denunciado en diversas ocasiones ataques de este estilo. Uno de los más recientes tiene que ver con la aparición de varios carteles homófobos en diferentes puntos de Alzira, además de algunas pintadas. Los mensajes que en ellos figuran alertan de un supuesto «peligro» por la ideología de género y aparecen firmados por un colectivo que se define como carlista. «El colectivo LGTBIQ+ somos gente tolerante que respetamos y queremos ser respetados como personas que somos. Del mismo modo, queremos hacer valer nuestros derechos dentro de la Constitución Española», manifestó la asociación en su momento.

En estos momentos prepara una jornada de sensibilización en Alzira para finales de mes. «No necesitamos tolerancia, porque nadie tiene que tolerarnos, de igual manera que no hay que tolerar a alguien por ser rubio o moreno. Solo queremos una igualdad jurídica y real», concluyó Iborra.

Compartir el artículo

stats