10 de julio de 2018
10.07.2018

Gandia pide 574.000 euros a Fomento para el módulo de acceso a la tercera planta del Palau

Se trata de la última gran actuación prevista en el Plan Director para la restauración del Palau dels Borja, de 2011. Las obras, con un coste total de unos 820.000 euros, permitirían dar uso a la tercera planta como museo o sala de exposiciones

10.07.2018 | 00:02
Sala de la planta tercera del Palau, restaurada y todavía sin uso.

La Fundació Palau Ducal dels Borja ha solicitado al Ministerio de Fomento su adhesión al Programa 1,5% Cultural para la construcción de un nuevo bloque que sirva de acceso lateral a la tercera planta del edificio, una obra que tiene un coste de 819.375 euros. Este nuevo módulo de acceso es imprescindible para dar uso a la última planta del Palau, que se encuentra vacía desde su restauración, en el año 2014, precisamente por falta de un acceso adaptado.

Si el ministerio aprueba el proyecto, subvencionará con un 70% el coste de las obras, es decir, aportará 573.375 euros, y el 30% restante, 245.732 euros, correrán a cargo de la Fundació Palau Ducal, que está formada por la Compañía de Jesús, la Conselleria de Cultura, el Ayuntamiento de Gandia, la Universitat de València y la Universitat Politècnica de València.

La propuesta «Nuevo cuerpo de accesos al Palacio Ducal dels Borja de Gandia» plantea derribar una pequeña construcción sin valor de la fachada norte, entre la puerta de la iglesia y la de entrada al patio del colegio, en la calle Pares Jesuïtes. El nuevo edificio albergará una escalera de acceso al Palau y una conexión con la planta tercera mediante un ascensor.


Un nuevo espacio cultural

La Fundación Palau Ducal ha presentado esta solicitud al Ministerio de Fomento para habilitar la planta tercera como un gran contenedor cultural, lo que supone un incremento notable de los espacios disponibles para dedicarlos a usos culturales. La nueva sala, de 700 metros cuadrados y con forma de U, se restauró entre 2012 y 2014, también gracias al ministerio, que a través del entonces 1% Cultural subvencionó las obras, que tuvieron un coste de 780.000 euros.

Sin embargo, este nuevo espacio no ha podido ser utilizado hasta el momento debido a la falta de un acceso para el público. Si se consiguiera esta subvención, se conseguiría resolver una importante reivindicación histórica «que va en beneficio de toda la ciudad», en opinión de la alcaldesa, Diana Morant. «La intervención no sólo es necesaria para acceder a los espacios previstos en el Palau, sino que es relevante como motor de generación de actividad económica, cultural y social de Gandia y, en particular, para el sector turístico», agrega Morant.

Según la memoria del proyecto, esta actuación supondrá un impulso al turismo cultural que complementará el modelo de sol y playa; potenciará la ya amplia oferta cultural ofrecida por el Palau, «y contribuirá a la desestacionalización de la demanda turística y atraerá un perfil de turista con una capacidad de gastos superior y tasas de estancias más altas».

Así mismo, la trascendencia de este nuevo espacio va más allá del ámbito local, ya que podría integrarse en el itinerario histórico y artístico La Ruta dels Borja, impulsada por la Generalitat.

No en vano, esta tercera planta podría ser la sede del futuro Centre d'Estudis Borgians, pendiente de creación desde hace casi ocho años. También se propuso, antes de su restauración, trasladar hasta esta nueva sala el Museu Arqueològic (MAGa), o incluso crear un nuevo Museu de la Ciutat.

La Fundació Palau Ducal de Gandia se constituyó en el año 2010 y al año siguiente se aprobó un Plan Director que establecía las intervenciones y usos del edificio.

«Hemos vuelto a apostar por una de las infraestructuras con más reclamo de la ciudad, que es el edificio histórico más visitado», señala Morant. «El proyecto que se ha solicitado al Ministerio es la gran obra que faltaba y rematará las actuaciones propuestas en el Plan Director», agrega.

El proyecto cuenta con una certificación de la Dirección de Cultura y Patrimonio de la Generalitat que acredita su calidad técnica, la idoneidad de la intervención con los criterios de conservación del patrimonio, el valor arquitectónico de la propuesta y su adaptación al entorno.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook