Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más de 200 vecinos acentúan la presión para cambiar el tráfico en Comte d'Oliva

El alcalde responde que se está trabajando desde hace semanas y que someterá la decisión a una consulta popular - Una parte de los residentes consideran que ahora hay más inseguridad

Más de 200 vecinos acentúan la presión para cambiar el tráfico en Comte d'Oliva

María Encarna García y Luis Ibáñez, dos vecinos residentes en el entorno de la calle Comte d'Oliva, presentaron ayer en el registro de este ayuntamiento un documento con las firmas de 211 personas de esa zona que solicitan al Gobierno local que devuelva a Comte d'Oliva el doble sentido de la circulación de vehículos que existía antes de las obras de remodelación de esa importante vía del barrio de Sant Francesc.

García e Ibáñez señalan, como piensan algunos vecinos de la zona, que dejar a Comte d'Oliva con un solo sentido de la marcha ha incrementado el riesgo de accidentes en otras calles, especialmente la del Niño, debido a un incremento notable en la densidad de tráfico y a la existencia de aceras muy estrechas.

En ese escrito señalan que están «cansados de la falta de soluciones por parte del ayuntamiento», y que desde hace tres años reclaman que se revierta el tráfico a la situación anterior. «Hay calles que han quedado como una autopista», señaló ayer María Encarna García poco después de registrar las firmas, y añadió que también se han presentado quejas al Síndic de Greuges para que actúe. «Queremos que este año este problema esté resuelto», concluyó.

El escrito vecinal añade presión al largo debate político abierto en el Ayuntamiento de Oliva sobre la situación en la calle Comte d'Oliva y si es o no conveniente regresar al doble sentido de la circulación en esa vía, como piden algunos residentes.

Ante esta petición, el alcalde de la ciudad, David González, explicó ayer a este periódico que «existe un partido político que intenta manipular a la opinión pública», y recordó que ya ha mantenido dos reuniones con los portavoces de los grupos políticos municipales para abordar la polémica por el tráfico en esa calle.

González indica que, a diferencia del PSPV-PSOE, que ha presentado una moción en el pleno de mañana jueves solicitando el cambio que algunos de los vecinos exigen, el Gobierno local opta, en primer lugar, por encargar un proyecto técnico que determine cuánto costaría y qué debería hacerse para reducir el riesgo que los vecinos denuncian en la calle Niño.

En segundo lugar, cuando se disponga de ese documento, y previo análisis del mismo, el alcalde estima que lo correcto sería abrir un proceso que termine con la convocatoria de una consulta ciudadana para saber cuántos vecinos quieren volver al doble sentido de tráfico y cuántos consideran que está mejor como ha quedado tras la remodelación.

Se trata, por lo tanto, de un proceso que aún podría prolongarse durante semanas y cuya conclusión, dependiendo de la opinión vecinal y de la que adopten los grupos políticos, alcanzaría ya a la próxima legislatura.

Compartir el artículo

stats